20 nov. 2015

Apostasía como el ídolo de Nabucodonosor: Presidente de Turkmenistán se construye una estatua de oro


Reuters
 
Estamos viviendo días de apostasía como en los tiempos bíblicos de Nabucodonosor que narró el Profeta Daniel, el lunes de esta semana un "simple mortal" mostró al mundo su increíble ídolo de oro gigantesco, se trata del presidente de Turkmenistán, Gurbangulí Berdimujammédov, que emerge en Ashjabad, de Turkmenistán, limítrofe con Irán y Afganistán, informó El Mundo.
 
"¡Gloria a Arkadag!", corearon los asistentes a la ceremonia de su presidente, conocido como 'El protector'.
 
Una figura dorada de belleza majestuosa con un diseño ecuestre, en pedestal de mármol blanco, alcanza una altura de 21 metros (que por poco "seis metros" no alcanza la altura de la estatua del Rey Babilónico 27 metros), el ídolo bañado en oro de 24 quilates muestra al presidente con una paloma en la mano sentado en su corcel.
 
Diseño gráfico que capta el impacto del "Reino Mesiánico" aplastando los Imperios
 
El mandatario llegó al poder en 2006 luego de la muerte de su líder, se trata de un médico dentista de formación que prometió acabar con los altares de idolatría de las estatuas doradas de Niyázov (anterior líder), aunque no ha cumplido muchas de sus promesas informan algunos residentes, fue reelecto con el 97% de los votos en 2012.
 
Presidente de Turkmenistán, Gurbangulí Berdimujammédov
 

Suscripción vía FeedBurner