29 nov. 2015

La leyenda del "Anillo Mágico" del Rey Salomón



Existe una extraña leyenda judía esotérica -como casi todas- acerca de un mágico anillo del Rey Salomón hecho de hierro y bronce que contenía grabado el Nombre Divino de Dios, que por su causa le extendía poder y dominio sobre todo espíritu inmundo. Se dice que con él, logró atrapar al demonio Asmodeo con el fin de ayudarle en la construcción del Primer Templo de Jerusalén.

Wikipedia comparte un extracto de la Enciclopedia Judía:

"Salomón se representa como teniendo autoridad sobre los espíritus, los animales, el viento y el agua, todo lo cual obedecieron sus órdenes en virtud de un anillo mágico conjunto con las cuatro joyas que le había dado a los ángeles que tenían poder sobre estos cuatro reinos [...] era costumbre de Salomón quitarse el anillo cuando estaba a punto de lavar sus manos, o para intimidar a una de sus esposas, Amina, de sostenerlo. En una ocasión, cuando el anillo estaba en resguardo de Amina, el espíritu rebelde sakhrs (o Asmodeos) tomó forma de Salomón y obtuvo el anillo. Luego se sentó en el trono y gobernó durante cuarenta días, tiempo durante el cual el verdadero rey vagaba por el país, pobre y desamparado. En el día cuadragésimo sakhrs dejó caer el anillo en el mar, allí fue tragado por un pez, que fue capturado por un pescador pobre y este se le dio a Salomón en la cena, Salomón corta el pescado, y que se encuentra el anillo, regresando inmediatamente al poder tras cuarenta días de exilio. Enviado en castigo por la idolatría practicada en su casa durante cuarenta días, aunque desconocido para él, por una de sus esposas "Baidawi, ii. 187; Tabri "Annales", ed. De Goeje, i. 592 y ss.)".

"Salomón envió a Benaiahu, hijo de Joiada, dándole una cadena en la que estaba grabado el nombre [divino], y un anillo en el que estaba grabado el nombre, además de vellones de lana y botellas de vino.  Benaiahu fue y cavó un hoyo más abajo en la colina y para dejar que el flujo de agua se detuviera en el hueco con los vellones de lana, y luego cavó un hoyo más arriba para vertir el vino hasta que se llenara. Luego fue y se sentó en un árbol. Cuando llegó Asmodeo examinó el sello y abrió la boca y la encontró llena de vino. Él dijo, porque está escrito: el vino es escarnecedor, la sidra alborotadora, y cualquiera que por ello yerra no es sabio, y también está escrito, fornicación, vino y mosto quitan el entendimiento. No voy a beber.  Pero, creciendo su sed, no pudo resistir, y bebió hasta que se emborrachó y se quedó dormido. Entonces Benaiahu bajo y tiraron de la cadena sobre él y lo sujetó. Cuando despertó, comenzó a luchar, con lo cual él [Benaiahu] dijo, el nombre de tu Maestro está en ti, el nombre de tu Maestro está en ti [...]  Salomón le ordenó y mantuvo al demonio con él hasta que había construido el templo..., explica M. Simon.

Sin embargo, algunos estudiosos han sugerido que la leyenda se originó en la época medieval de la tradición islámica, pasando a la Cábala Judaica y luego al Ocultismo. Sin embargo, algunos han sugerido que probablemente nació en la masonería por su estrecha relación con el Rey Salomón. 

Otro escrito judío que se encuentra en la Mishná, el tratado Gittin (fol. 68) parece mostrar que la leyenda tienen sus orígenes en el Judaísmo, ese sostiene que Salomón y Asmodeos, estaban involucrados con un "anillo" con el nombre divino grabado.

¿Cuál era el Sello de Salomón? Según la leyenda se trataba del Nombre de Dios grabado dentro de la Estrella de David, su padre. Sin embargo, el "Sello de Salomón" por regla general es sabido que se trataba del mismo sello de su padre, la Estrella de David.

LEER MÁS: ¿Cuántas puntas tenía la Estrella de David o El Sello de Salomón?

Según la escatología islámica, la Bestia de la Tierra (un animal del juicio que saldrá para los hombres  que no creyeron la profecía de Mahoma) estará equipada con el "Bastón de Moisés" y con el Sello de Salomón, con la que golpeará las narices de los incrédulos.
:

Cuando se haga realidad la palabra decretada contra ellos, haremos salir una "bestia de la tierra" que les hablará. Realmente los hombres no tenían certeza de nuestra profecía, Corán, 27:82 (Traducción Libre)


[Imagen: Captura del vídeo David Magen Ring]
 

Suscripción vía FeedBurner