diciembre 18, 2015

Poderosa oración pentecostal de una Bebé se vuelve viral en las redes sociales


[delaruecaalapluma.files.wordpress.com]

La belleza de los niños, en especial de nuestros hijos es sin igual. Como padre he derramado cantidad de lágrimas al ver su pureza, felicidades, honestidad y perfección.

Cuando leemos que Dios fundó las fortalezas del Cielo, por la voz de los niños y de los que maman, caes rendido ante su indescriptible santidad. Más honroso no puede ser cuando ves que el ministerio de Dios en tu familia avanza, tu hijo quiere ser como tú, te muestra en sus detalles que te observa, estudia y admira en todas maneras. Te imita cuando hablas por teléfono, como besas a tu esposa, como hablas, sonríes, vistes, juegas y diviertes... es el momento en que sabes que tienes un altísimo compromiso con él, tu eres su líder su maestro. Caes ante Dios y pides ser mejor de lo que eres, tener la valentía y la pasión para no arruinar eso tan hermoso. Ser un verdadero ejemplo de bien, un fiel testimonio que exalte a Dios y no decepcione su corazoncillo. Que tú jamás seas el culpable de apagar su sonrisa, y estas dispuesto a dar lo mejor de ti para él.

Salmos 8:2 (RV1960) De la boca de los niños y de los que maman, fundaste la fortaleza, A causa de tus enemigos, Para hacer callar al enemigo y al vengativo.
 
En ese momento debemos definir nuestra integridad y relación con Dios y el Cordero. Sin él no podemos hacerlo bien. Cuanto tengas de Cristo en ti, eso le darás. Ahora es el punto de marcar la diferencia en ese nuevo ser que aprende, crece y se desarrolla a tu lado. Ha llegado el momento de abandonar las justificaciones y temores, por algo menos egoísta, y enfrentar la realidad y definir si él (ella) será "imitador" o "discípulo". 
 
Los imitadores fracasan pronto cuando ven los errores, pero los discípulos sacaran lo mejor de ellos.
 
Jesús te ama, te necesita. Es hora de dirigir tu familia a Cristo. Ánimo, esfuérzate y se valiente. 
 
A continuación, el vídeo que está por ver, es un vivo ejemplo de lo que nuestros hijos aprenden de nosotros. Como deseo que lo disfrute y vea el enorme mensaje que existe tras de todo.

"Ayudame Señor, Ayudala Señor, Sácale lo malo y que me compré unos zapatos...", dijo la niña que impone sus manos sobre la cabeza de una mujer.



Señor sácale lo malo y q me compré unos zapatos jajaja miren
Posted by Radio Ecuamerica on martes, 26 de mayo de 2015
SIGUE Next Post
SIGUE Next Post
 

Suscripción vía FeedBurner