12 dic. 2015

La mentira más grande de Satanás: Los satanistas no creen que existe


[thesatanictemple.com]

"La mentira más grande de Satanás, es hacer creer al mundo que no existe", dijo William Franklin Graham.

Escribí una frase en mi libro Su Nombre ¿Jesús o Yeshúa? "Lo lógico no siempre es correcto". Y, es que es natural pensar que cuando escuchamos de Satanistas asociarlos con un tipo de personas que ofrecen sus vidas en adoración a Satanás, pero sabe algo, no es así. La Iglesia de Satán no adora a Satán ni a ningún dios. Inclusive ni creen que sea una entidad real, para ellos se trata de un símbolo y forma de autosugestión para alcanzar el éxito y la felicidad, por medio de la autodeterminación, la superación individual y el librepensamiento. Por lo tanto, no promueven ningún tipo de actividades delictivas, o sacrificios de sangre, practica que consideran arcaica y supersticiosa.

¿Quién es Satanás para el Satanismo? Primeramente, no existe. Segundo, es nada más un símbolo de rebeldía, ambición e individualismo.

De hecho los satanistas, aborrecen toda forma de hipocresía y conformismo. Están convencidos que la felicidad real puede ser conseguida a partir del desarrollo personal, el egoísmo y la satisfacción de nuestros impulsos, rechazando todo tipo de culpa, costumbre, tradición o autoridad divina verdadera. De esta manera viven la vida aquí y ahora, sin reverenciar a nadie ni nada o los eventos sobrenaturales.

Así que desde nuestra perspectiva, podríamos deducir que los Satanistas son Ateístas. No creen en ninguna entidad divina ni diabólica.

Curiosamente, los ateos creen que son más razonables los fundamentos satanistas que los 10 mandamientos bíblicos. Los satanistas son una comunidad motivacional que no evangeliza, ni busca prosélitos, es decir que pretenda convencer a otros de creer como ellos.

En mi experiencia personal, he comprobado que al hablar con los satanistas es posible intercambiar opiniones con ellos en un marco de respeto y argumentos. Pese a su negativa lógica de que no existe ni lo diabólico ni lo divino, expresados en realidades como Dios y Satanás.

Hace poco más de tres años, mientras veía un documental de NatGeo acerca de las cárceles, fui sorprendido con los resultados mostrados sobre las tendencias religiosas entre los presidiarios. El Ocultismo/Satanismo/Luciferismo eran la religiones predilecta de los privados de libertad. Algunos explicaban que les daba poder y protección, que atemorizaban algunos de sus enemigos y podían vivir más tranquilos. Luego estaban el Islam y otras religiones minoritarias, y en última opción el Cristianismo.

No tengo duda que las bases de la Apostasía, para la manifestación del Hombre de Iniquidad están bien fundadas sobre todo en las últimas décadas. Sus principios y elementos se van hilando de manera perfecta en la fortaleza del Ecumenismo, el Sincretismo, el Humanismo, el Pragmatismo, el Ateísmo y el Satanismo. Piezas del tablero del Anticristo que están destruyendo la familia, que degradan cada vez más al individuo, la juventud y más la sociedad emergente. 

Los Siete Fundamentos de la Iglesia Satánica son: [PijamaSurf]

  1. Hay que esforzarse por actuar con compasión y empatía hacia todas las criaturas de acuerdo con la razón.
  2. La lucha por la justicia es una causa viva y necesaria que debe prevalecer más allá de leyes e instituciones.
  3. El cuerpo es inviolable, sujeto a la voluntad propia únicamente.
  4. Las libertades de otros deben respetarse, incluyendo la libertad para ofenderse. Infringir deliberada e injustificadamente las libertades del otro significa renunciar a las propias.
  5. Las creencias deben adaptarse a lo mejor de nuestra comprensión científica del mundo. Debemos evitar manipular datos científicos para adecuarlos a nuestras creencias.
  6. La gente es falible. Si cometemos un error, debemos esforzarnos por rectificar y resolver cualquier consecuencia derivada de él.
  7. Cada dogma es un principio guía diseñado para inspirar nobleza en acción y pensamiento. El espíritu de compasión, sabiduría y justicia siempre debe prevalecer sobre la palabra hablada o escrita.
 

Suscripción vía FeedBurner