12 dic. 2015

¿Qué es el Misterio de la Shemitá y el Año del Jubileo?


shemitah-sidroth.org

Sid Roth en su programa "Es Sobrenatural" presentó al rabino mesiánico Jonathan Cahn, un fuerte precursor de las Cuatro Lunas de Sangre acerca de acontecimientos proféticos especialmente para Israel y la Iglesia. El rabino mesiánico explica que todo se encuentra radicado en el misterio de la Shemitá, y el Año del Jubileo. Pero, ¿qué es la Shmitá/Shemita y el Año del Jubileo?


¿Qué es la Shemita?

Chabad explica que tan pronto los israelitas se instalaron en Israel, inició el conteo del ciclo de siete años. Donde la culminación de cada ciclo es un Año Sabático, llamado "Shemitá" que literalmente significa: frenar, parar. Por ejemplo, el año posterior a la destrucción del Segundo Templo, era el primer año del ciclo de siete años sabáticos.

En este tiempo, conforme a Deuteronomio 15:1,2 y Levítico 25:3-22, Israel debe/tiene que hacer dos cosas:

  1. Borrar, perdonar, condonar todas las deudas pendientes, sean entre deudores y acreedores judíos.
  2. Dejar reposar la tierra de los cultivos, la tierra necesita descansar. Deben renunciar totalmente a cultivar sus campos, abandonar la propiedad personal de sus campos; pero todo producto que crezca naturalmente sin intervención humana será de propiedad comunal y social, podrá alimentar a dueños, siervos, y cualquier otro necesitado que cruce por la propiedad, asimismo como para alimentar los animales, o cualquiera que tome algo de ella. 
 
Sí lo anterior se cumple las manos de Dios recompensará ricamente a los fieles como lo dice Levítico 25:21,22. 
 
 
¿Qué es el Año de Jubileo? 
 
Mientras que el Año de Jubileo, se trata de un ciclo de cuarenta y nueve años. Al final de cada ciclo, en el año 50 según Levítico 25:8-13, será un año sagrado para Dios, un tiempo de recuperación de las tierras abandonadas, de comprar e invertir sí cumplieron con la Shemitá.
 
Levítico 25 Reina Valera Contemporánea (RVC) (Tomado de Bible Gateway)
 
El Señor habló con Moisés en el monte Sinaí, y le dijo: 2 «Habla con los hijos de Israel, y diles que cuando entren en la tierra que yo les doy, la tierra deberá reposar en honor al Señor. 3 Cultivarás la tierra durante seis años, y durante esos seis años podarás tus viñas y recogerás sus frutos, 4 pero el séptimo año la tierra tendrá que reposar. Es un reposo en honor del Señor, y no debes cultivar tu tierra ni podar tus viñas. 5 No podrás cosechar lo que nazca de manera natural en tu tierra segada, ni podrás recoger las uvas de tu viñedo. Será para la tierra un año de reposo, 6 Pero durante ese reposo la tierra producirá alimento para ti y para tus siervos y siervas, y para tus criados y los extranjeros que residan contigo. 7 Todo los frutos que la tierra produzca serán para que coman tus animales y las bestias salvajes. 8 »Contarás además siete semanas de años, es decir, siete veces siete años, de modo que las siete semanas de años den un total de cuarenta y nueve años. 9 Y el día diez del mes séptimo, que es el día de la expiación, ordenarás que se toque la trompeta con fuerza por todo el país. 10 El año cincuenta será declarado año sagrado, y ustedes anunciarán la libertad para todos los habitantes del país. Será para ustedes un año de jubileo, y cada uno de ustedes volverá a su familia y a su patrimonio familiar. 11 El año cincuenta será para ustedes de jubileo. No sembrarán, ni cosecharán lo que la tierra produzca de manera natural, ni vendimiarán sus viñedos. 12 Es un año de jubileo, y será para ustedes un año sagrado. Sólo podrán comer lo que la tierra produzca. 13 »En este año de jubileo cada uno de ustedes recuperará su patrimonio familiar. 14 Si venden algo a su prójimo, o le compran, no se hagan trampa. 15 Una vez pasado el jubileo, comprarás de tu prójimo según el número de años transcurridos, y él te venderá a ti según el número de cosechas que haya recogido. 16 El precio aumentará o disminuirá, dependiendo del número de años transcurridos, porque lo que él te venderá es el número de cosechas. 17 »No se hagan trampas el uno al otro. Al contrario, demuestren que tienen temor de mí, porque yo soy el Señor su Dios. 18 »Cumplan con mis estatutos y ordenanzas. Pónganlos en práctica, y habitarán tranquilos en el país; 19 la tierra dará sus frutos, y ustedes comerán hasta saciarse y habitarán tranquilos en ella. 20 Y si acaso se preguntan: “¿Y qué vamos a comer el séptimo año, si no vamos a sembrar ni a cosechar nuestros productos?”, 21 yo los bendeciré el sexto año, y la tierra dará frutos para tres años. 22 Así en el año octavo ustedes sembrarán, y mientras tanto comerán del fruto añejo hasta el año noveno, y tendrán comida hasta que puedan cosechar. 23 »La tierra no podrá venderse a perpetuidad, porque la tierra es mía. Ustedes son, para mí, forasteros y extranjeros. 24 Por lo tanto, en toda la tierra que ustedes posean, deberán conceder el derecho a rescatarla. 25 »Si tu hermano empobrece, y vende alguna posesión suya, su pariente más cercano podrá acudir al rescate de lo que su hermano haya vendido. 26 »Si el que vendió no tiene quien pague el rescate, pero consigue lo suficiente para pagarlo, 27 contará los años transcurridos desde la venta y pagará la diferencia al comprador, y la propiedad volverá a sus manos. 28 Pero si no consigue lo suficiente para recuperar la propiedad, ésta se quedará hasta el año del jubileo en poder del que la compró, y en el año del jubileo podrá volver a su posesión. 29 »El que venda una casa habitable en una ciudad amurallada tendrá el derecho de redimirla durante un año a partir de la venta; un año será el tiempo límite para poder redimirla. 30 En caso de que la casa en la ciudad amurallada no sea rescatada en el término de un año, no quedará liberada en el jubileo, sino que se quedará para siempre en poder del que la compró y de sus descendientes. 31 »Las casas en aldeas no amuralladas serán consideradas como un terreno en el campo, y podrán ser rescatadas y quedarán liberadas en el jubileo. 32 »En cuanto a las ciudades de los levitas, éstos podrán rescatar en cualquier momento las casas que estén en las ciudades de su posesión. 33 Si alguien le compra a un levita, en el jubileo saldrá de la casa vendida, o de la ciudad de su posesión, puesto que las casas de las ciudades de los levitas son la posesión de ellos entre los hijos de Israel. 34 »Los terrenos ejidales de sus ciudades no se venderán, porque son su posesión perpetua. 35 »Si tu hermano empobrece y busca tu ayuda, tú lo ampararás; vivirá contigo como si fuera un forastero y extranjero. 36 Si le prestas dinero, no le pedirás que te pague intereses o ganancias; al contrario, tendrás temor de tu Dios, y tu hermano vivirá contigo. 37 No le prestarás dinero ni víveres a la manera de los usureros. 38 Yo soy el Señor su Dios, que los sacó de la tierra de Egipto para darles la tierra de Canaán y para ser su Dios. 39 »Si tu hermano empobrece, y estando contigo te pide comprarlo, no lo tratarás como a un esclavo. 40 Vivirá contigo como criado y como extranjero, y te servirá hasta el año del jubileo. 41 Ese año saldrá libre de tu casa, junto con sus hijos, para volver a su familia y reintegrarse a la propiedad de sus padres. 42 Y es que ellos son mis siervos. Yo los saqué de la tierra de Egipto, así que no serán vendidos como esclavos. 43 No lo tratarás con crueldad, sino que tendrás temor de tu Dios. 44 »Si llegas a tener esclavos y esclavas, cómpralos de los pueblos a tu alrededor. 45 También podrás comprar a los hijos de los forasteros que vivan entre ustedes y a los de las familias de esclavos que nazcan entre ustedes. A ellos podrán tenerlos como su posesión, 46 y podrán dejárselos a sus hijos después de ustedes como herencia. Serán su posesión hereditaria, y para siempre serán sus esclavos, pero no serán los amos de sus hermanos israelitas, ni los tratarán con crueldad. 47 »Si el forastero o el extranjero que viva contigo llega a ser rico, y tu hermano que está junto a él empobrece y se vende como esclavo a ese forastero o extranjero, o a alguno de su familia, 48 después de haberse vendido podrá ser rescatado por alguno de sus hermanos, 49 sea éste su tío o su sobrino, o un pariente cercano de su familia. Cualquiera de ellos podrá rescatarlo y, si sus medios lo permiten, hasta él mismo podrá rescatarse. 50 Hará la cuenta con el que lo compró, desde el año en que se vendió a él hasta el año del jubileo, y el precio de su venta habrá de calcularse conforme al número de años, y el tiempo que estuvo con él se calculará como si todo ese tiempo hubiera estado asalariado. 51 Si aún faltan muchos años para su rescate, del dinero por el que se vendió devolverá la cantidad correspondiente a esos años. 52 Pero si falta poco tiempo para el año del jubileo, entonces hará un cálculo y devolverá al comprador el rescate correspondiente a esos años. 53 »Ustedes no deberán permitir que el comprador lo trate con crueldad, sino que deberá tratarlo como al que trabaja por un salario anual. 54 Si el que se vendió no es rescatado durante esos años, en el año del jubileo obtendrá su libertad, junto con sus hijos. 55 Porque los hijos de Israel son mis siervos. Yo los saqué de la tierra de Egipto. Yo soy el Señor su Dios.
 
 
El 14 Septiembre 2015 culminó el Año de la Shemitá, el 29 de Elul 5775, según el Calendario Hebreo. Asimismo, inició el Rosh Hashaná o Nuevo Año Judío, el 01 de Tishrei 5776 inició con Año de Jubileo.
 
Debido a esto, y otros elementos astronómicos el Rabino Mesiánico Jonathan Cahn explica que la combinación de Shemitá y Jubileo, previamente de las Tétradas de Eclipses de Luna de Roja o de Sangre y otros raros fenómenos cósmicos, representan señales en los cielos que revelan que un enorme evento profético o un ciclo de acontecimientos complejos ocurrirán en Israel y el Mundo. 

 

Suscripción vía FeedBurner