enero 18, 2016

8 pautas para reconocer un Falso Profeta


[Imagen: Flickr]
 
El predicador evangélico Dr. Martyn Lloyd-Jones (1899-1981) advirtió acerca de los Falsos Profetas a su congregación en Londres basándose en Mateo 7:15, comparte Protestante Digital.
 
1.- Un falso profeta no tiene ‘puerta estrecha’ en él 
 
Según el pastor galés, “La forma más adecuada de contestar es decir que no hay puerta estrecha en ellos, que no hay "camino angosto". Lo que dicen está bien, pero no incluye esto. Es una enseñanza cuya falsedad hay que detectarla por lo que no dice más bien por lo que dice”. No hay nada en el falso profeta que ofenda al hombre natural. Es el tipo de predicador que agrada a todos por lo tanto todos hablan bien de él. No tiene enemigos. Nadie le persigue por sus mensajes. Sabe comportarse en cualquier contexto y “se hace todo a todos”. Es carismático, dinámico, popular, agradable a la vista y al oído. En suma, “Muy consolador, muy tranquilizante; siempre es así el falso profeta, en su vestido de oveja; siempre inofensivo y agradable, siempre, invariablemente atractivo”.
 
2.- Un falso profeta no predica doctrinalmente 
 
¿De qué manera se da a conocer este espíritu tan inofensivo del falso profeta? Contesta Lloyd-Jones diciendo, “Se manifiesta en general en una ausencia casi total de doctrina en cuanto tal en el mensaje. Siempre habla con vaguedades y en forma general; nunca desciende a detalles doctrinales. No le gusta la predicación doctrinal; siempre es muy vaga”. En vez de enseñar al pueblo de Dios sobre la sana doctrina para que sean edificados en la fe, el falso maestro se limita exclusivamente a mensajes bonitos y positivos con el fin de elevar los espíritus de la congregación. En sus sermones, los sentimientos, las emociones, las risas y hasta las lágrimas ocupan el lugar que debe corresponde a la exposición de la verdad de Dios.
 
3.- Un falso profeta sólo predica sobre el amor de Dios
 
El falso profeta no dice nada sobre la santidad ni la justicia ni la ira de Dios. Su "dios" es una deidad que él mismo ha inventado en base a sus antojos carnales. “Siempre predica acerca del amor de Dios y nunca menciona las otras cosas. Nunca hace temblar a nadie cuando habla de este Ser santo y augusto con el que todos debemos enfrentarnos”. La teología propia del falso profeta, pues, está totalmente distorsionada. Sólo entiende a Dios a luz de sus propios caprichos. Esta es la razón por la cual esconde la verdad. Quiere ser agradable, inofensivo y popular por consiguiente pasa por alto muchos textos de la revelación bíblica tocante a Dios.
 
4.- Un falso profeta no enfatiza el juicio final 
 
¿Cuándo fue la última vez que escuchaste un mensaje sobre el juicio final? Algo que el falso predicador no declara nunca es que se acerca el gran día del juicio. En este sentido, el falso profeta no tiene nada en común con los profetas del Antiguo Testamento ni con los apóstoles del Nuevo ni con el mismo Señor Jesús ya que todos ellos hacían hincapié una y otra vez en el juicio venidero. Los falsos profetas se caracterizan por un espíritu liviano que no toma en serio las amenazas del Santo de Israel. Proclaman “paz, paz” cuando no hay paz. E incluso algunos de ellos se oponen a los auténticos voceros de Dios porque sus sermones resultan demasiado incómodos y ofensivos.
 
5.- Un falso profeta no hace mención del pecado 
 
Puesto que el falso profeta no quiere caerle mal a nadie, tampoco dedica mucho tiempo al tema del pecado. Es una palabra que no aparece en su vocabulario. Cree, en última instancia, que el ser humano es más o menos bueno. Sí, tiene sus imperfecciones pero no está del todo mal. “No dice que todos somos perfectos; pero sí sugiere que el pecado no es grave”. Dada su falta de interés en el pecado tanto original como individual, tal predicador no pone de manifiesto la profunda incapacidad del hombre para hacer algo por su propia salvación. Esto produce una especie de doctrina humanista donde el hombre se convierte en el agente activo de su propia salvación, la cual es una negación explícita del Evangelio de la gracia.
 
6.- Un falso profeta no predica sobre el Jesús bíblico 
 
Tanto la teología propia como la cristología del falso predicador son peligrosas. El atributo favorito del falso maestro es el amor, el amor, el amor de Jesús. Habla en términos generales y ambiguos acerca del Salvador pero no explica la grandeza del aspecto expiatorio de su sacrificio y muerte vicaria. Predica sobre Jesús de una forma sentimentalista pero no de una manera teológicamente correcta. “Habla acerca de los que estaban en torno a la cruz y habla de forma sentimental acerca de nuestro Señor. Nada sabe acerca de la ‘ofensa de la cruz’ de Pablo. Su predicación de la cruz no es ‘para los gentiles locura’ ni ‘para los judíos ciertamente tropezadero’. A través de su filosofía, le ha quitado todo efecto a la cruz”. ¿Cuál es esta filosofía? Es la filosofía de amor y sentimiento, la única clase de filosofía en la cual el mundo está interesado. Da reflexiones bien preciosas sobre Jesús de Nazaret desde una perspectiva estética y ética, no obstante, las mismas están desprovistas de cualquier contenido doctrinal.
 
7.- Un falso profeta no habla sobre el arrepentimiento 
 
Como regla general, el falso predicador no cree en el arrepentimiento porque tampoco cree en la perdición eterna del alma. Ya que todos somos más o menos buenos y Dios es un ser puramente emocional, el Padre celestial será el Padre de todos y concederá la vida eterna a todos. El estilo de predicación del hermano falso está diametralmente opuesto a aquél de los puritanos y de otros gigantes del evangelismo tales como George Whitefield y John Wesley porque no se percibe ni una pizca del temor de Dios en sus mensajes. No habla sobre la necesidad de negarse a uno mismo ni sobre el llamamiento a apartarse del mundo de pecado. “El falso profeta no enfatiza la necesidad absoluta de entrar por la puerta estrecha y andar por el camino angosto”.
 
8.- Un falso profeta no cree en el autoexamen 
 
La última observación de Lloyd-Jones es que el falso profeta desaconseja el autoexamen. ¿Por qué? Porque el autoexamen es incómodo. “Casi sienten que examinarse a sí mismo es herético”. El autoexamen, además de ser un mandato sacado directamente de la Biblia, promueve la mortificación del pecado. Pero esto no agrada al falso maestro ya que quiere una salvación fácil y una vida cristiana repleta de inmadurez, carnalidad y muchas risas. El falso profeta no es sobrio ni solemne. No conoce el temor de Dios. No tiene peso espiritual.
SIGUE Next Post
SIGUE Next Post
 

Suscripción vía FeedBurner