enero 13, 2016

Moisés el Gran Profeta de la Torá ¿era Tartamudo?



Cuando leemos ese pasaje de Éxodo donde Moisés expone sugiriendo ante el Dios de Israel que mejor enviará a otro que fuese presto para hablar y no uno como él "tardo en el habla y torpe de lengua", es inevitable pensar en la posibilidad que el Gran Profeta de la Torá era tartamudo, o bien se trataba de simples excusas...

Wikipedia nos habla que la tartamudez es un trastorno de la comunicación (no del lenguaje) caracterizado por interrupciones involuntarias del habla que se acompañan de tensión muscular en cara y cuello, miedo y estrés.

Aunque la mayoría de teólogos concluye que lo era, es decir tartamudo o extremadamente tímido como para exponer ante un público, me parece que las especificaciones del mismo relato son cuestionables, ambiguas en el contexto pero tampoco refutables entre sí. ¿Era Tartamudo Moisés? Pienso que no lo sabemos ciertamente, como podría no haberlo sido, pudo ser.

Estas son algunas perspectivas de entender sus palabras:

1. Quizá, él se refería a que no manejaba muy bien la lengua hebrea de sus hermanos los hebreos que se encontraban bajo el yugo del Faraón de Egipto. Moisés había sido preparado bajo la educación egipcia y no por la hebrea. En ese sentido, él tendría un sólido obstáculo para manejarse entre ellos y ser aceptado. Además, pareciera ser posible por lo que dice Hechos 7:21-22 (RV1960):

Pero siendo expuesto a la muerte, la hija de Faraón le recogió y le crió como a hijo suyo. Y fue enseñado Moisés en toda la sabiduría de los egipcios; y era poderoso en sus palabras y obras.

"Era poderoso en sus palabras", en otras palabras, gozaba de elocuencia en lengua egipcia y no en hebreo. No lo sabemos pero, no deja de tener "x" cantidad de sentido la vista. Sin embargo, es rechazado por los rabinos, puesto que no tendría sentido que el escritor de la Torá haya hecho tal escrito. Aunque también se pone en juego "los tiempos de escritura", tal vez haya mejorado su vocabulario, pronunciación (fonética), y por ende escritura mientras andaba con ellos. Todo es posible. Es válido mencionar que María (Miriam), su hermana mayor, participó directamente en su crianza apoyando a la hija del Faraón, que podría haber sido enseñado en sus raíces.

No obstante, es para mí un poco más realista está mirada al texto, aunado a la respuesta del Señor:

Y Jehová le respondió: ¿Quién dio la boca al hombre? ¿o quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo Jehová? Ahora pues, ve, y yo estaré con tu boca, y te enseñaré lo que hayas de hablar. Éxodo 4:11-12 (RV1960) 

2. Quizá, las palabras de Moisés "tardo y torpe" querían decir que se trataba de alguien "rudo e impulsivo". Que le era difícil la dirección de otros debido a que se trataba de una persona que se dejaba guiar por sus emociones o impulsos sin reflexionar las consecuencias de sus hechos. Un hombre de pocas palabras, fuerte y rudo de tratar como para manejar una multitud, carecía de flexibilidad y paciencia. Por ejemplo: tan indignado estaba al ver la idolatría de Israel que quebró las Piedras de los Mandamientos que habían sido escritas por la mismísima mano del Señor Dios Todopoderoso, y se había molestado tanto que golpeó la Roca que fluye Agua, entre otros... Aunque fue catalogado por el Señor como el hombre más manso sobre la tierra. Es aceptable también ¿No le parece?

3. Realmente era tartamudo ¿y por qué no?, ¿cuál es el problema? Lo que ocurre es que tenemos un estereotipo religioso, un "álter ego" de como miramos a nuestros héroes bíblicos y que lidiamos con la defensa al encontrar aspectos negativos, con los que la casi inmediata respuesta de nuestro corazón es olvidar, ignorar o enviar a la papelera de reciclaje. Lo cierto es que sea quién sea "todos hacemos pupú y pipí".
El Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, se ha válido de lo más vil y menospreciado por generaciones para realizar sus proezas maravillosas, a fin de que él reciba la honra y la gloria, mientras sus siervos reconozcan su poder y grandeza. Una necesidad ascendente por obtener su respaldo, ya que sin su omnipotencia no somos nada, y nada sería posible.

Al ver un poquito más los detalles del relato bíblico, el verso 11, la respuesta del Dios de Israel resalta algo sustancial: "... Jehová le dijo: ¿Quién dio la boca al hombre? ¿o quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo Jehová?".

¿Por qué mencionaría Dios al "mudo, sordo y ciego"? - ¡Vaya Vaya! Pareciera ser que cae por su propio peso la respuesta. Habla de otras "discapacidades físicas", mucho más serías que un tartamudeo que preocupaba a Moisés perjudicará la misión. Debido a ello, El Señor debió recordarle ¿Quién dio la boca al hombre?.
 
¿Qué opina? ¡Comente!
SIGUE Next Post
SIGUE Next Post
 

Suscripción vía FeedBurner