febrero 03, 2016

Ateos: Todos los Profetas son enfermos mentales


 
Los Profetas surgen a causa de trastornos mentales, dicen ateos. Pero sabe algo, lastimosamente un sector de la misma Iglesia Cristiana, tampoco cree en la existencia de ellos en nuestros días, se identifican como Cesacionistas. Una teoría insípida -desde mi punto de vista- que afirma que los dones como milagros, sanidades y profecía han desaparecido con la muerte de los discípulos directos de Jesús. De igual manera no existen apóstoles ni profetas.
 
¿Qué tienen en común: Ignacio de Loyola, Sor Teresa de Jesús, Elena G. White, José Smith, Moisés y Mahoma? El Blog Sin Dioses, una comunidad atea floreciente en Internet explica que el surgimiento de tantas religiones se debe a muchos aspectos: para sentirse diferentes a los demás, a causa de interpretaciones particulares, surgen como una alternativa para consolar a otros, para ganar poder político y económico. Pero también a causa de enfermos mentales que supuestamente reciben un mensaje de una entidad superior divina.
 
Cuando no existían neurólogos ni psiquiatras explicarse las enfermedades mentales, visiones y alucinaciones llevaba a la conclusión de la intervención divina o demoníaca.
 
El psicólogo Haverlock Elis explicaba: "Toda la faz religiosa del mundo moderno se debe a la ausencia, en Jerusalén, de un asilo de lunáticos".
 
El ateísmo moderno sostiene que la neurología (neuroteología) ha demostrado y explicado el origen de las profecías o los supuestos profetas. Un trance que ocurre en el cerebro que describe episodios místicos y experiencias cercanas a la muerte, es nada más un sufrimiento de algún tipo de epilepsia del lóbulo temporal, que a su paso genera hiperreligiosidad, visiones, alucinaciones como visuales y auditivas.
 
[Imagen: blog sin dioses]
 
Otro estudio realizado por el doctor Orrin Devinsky del Centro para la comprensión de la epilepsia en Nueva York mostró que han sido capaces de realizar grabaciones de vídeo de electroencefalogramas (EEG) en los pacientes que tienen este tipo de ataques, han demostrado una sincronización exacta de las epifanía (apariciones divinas) con un repunte en la actividad epiléptica en los lóbulos temporales, más comúnmente el lóbulo temporal derecho.
 
De hecho, los investigadores descubren que las personas no mienten. Están diciendo la verdad acerca de su experiencias como las cercanas a la muerte y visiones de un túnel de luz, entre otras que han contribuido en fortalecer la religiosidad de miles de personas en el mundo.
 
No obstante, las personas que sufren este tipo de trastornos neurológicos son proclives a atribuir estás experiencias a fenómenos sobrenaturales y divinos. Cuales son debidamente alimentados por la fe de las religiones ya existentes, o que permite la generación de una nuevo movimiento. 
 
SIGUE Next Post
SIGUE Next Post
 

Suscripción vía FeedBurner