23 feb. 2016

Erik Jan Hanussen: El Astrólogo, Vidente y Asesor Personal "Judío" de Hitler


 
Desde que estaba enamorado de una niña judía por la que fue rechazado por no ser judío, que murió de viejo en Argentina y no por un disparo en la cabeza. Se ha dicho mucho acerca de Hitler y de las razones que le llevaron a ensañarse con los judíos, el más grande antijudío de la historia que llegó a matar millones de ellos. Sin embargo, luego de tantos años las sorpresas sobre su entorno siguen apareciendo.
 
Harschel Steinschneider, era conocido como Erik Jan Hanussen. Un judío que había cambiado su nombre u apellido para no sufrir la barbarie nazi. Un hombre que para muchos fue charlatán, pero era increíble para el Führer.
 
Hanussen era considerado un gran ocultista, astrólogo, clarividente, vidente y profetas predilecto de Hitler. 
 
El investigador Hans Perling, explica que Hanussen tenía un pequeño grupo de discípulos de ocultismo, en el que estudiaban varios escritos esotéricos cabalísticos, los cuales habían capturado la mente de varios políticos nazis, que debido a su campo en el "magnetismo" habían queda embelesados como Hitler, en el que se convertiría en un verdadero maestro.
 
Las reuniones eran celebradas en la mansión de Hanussen donde practicaban las artes ocultas, las que culminaban tras una fiesta de orgías, con propósitos de aprender los secretos del Tantrismo, la magia sexual. Sus discípulos y seguidores creían que el "judío oculto" era la reencarnación de "Rasputín". 
 
Un militar y político alemán más radical que Hitler, Otto Sirasser, explicó que era tanta la afición por el ocultismo que "Hitler, Hess y Goebbels, eran incapaces de llevar a cabo una decisión política, sin consultar con sus astrólogos y videntes", según Wikipedia.
 
El ocultismo siempre ha acompañado a grandes dictadores y presidentes en los diferentes tiempos y democracias, eso no es ajeno a la sociedades en especial en América Latina.
 
 
Hitle es Sorprendido
 
Luego que Hitler dependiera tanto del consejo de Hanussen, los celos y envidias comenzaron a perjudicar al resto de los compañeros y amigos del líder del Tercer Reich. Uno de ellos, comenzó la investigación secreta del pasado de Hanussen, con tal de encontrar algo con lo que pudiera chantajear y desmoronar la relación con Hitler. Así fue como se entero que su clarividente íntimo era un judío.
 
La información revelaba que Harschel Steinschneider (Hanussen), era un judío de Viena que había contraído matrimonio con una hermosa judía, Ignaz Popper, la que había abandonado a raíz de un serio incidente con otro mago de Viena, durante la Primera Guerra Mundial.
 
Mientras los líderes nazis se alistaban para hundir al clarividente, Hitler como amigo lo defendió e incluso amenazó con la muerte a cualquiera que intentará algo contra Hanussen. Sin embargo, el apoyo de Hitler llegó hasta el 26 de febrero 1933. Cuando el cabalista judío abrió las puertas del "Palacio del Ocultismo" en Lietsenburgerstrasse, Hanussen, durante el evento inaugural se "auto hipnotizó" delante de la crème de la crème germánica. De pronto, tras cerrar los ojos y ponerse muy pálido, empezó a gritar y gesticular de manera teatral diciendo:
 
«Veo quemarse una gran casa. Una multitud camina, hay un gran gentío en las calles, es una noche desgarrada por el fuego, veo antorchas encendidas, hogueras de alegría y la cruz gamada se mueve como un gran remolino de fuego, es sin duda la llama de la liberación alemana, y las llamas salen por la ventana, una gran cúpula se viene abajo, y se hundirá todo el edificio, es sin duda la cúpula del Reichstag que arde en la noche», informó Wikipedia.
 
Tras caer al suelo y despertar de un profundo trance. Al recobrar la conciencia dijo no recordar nada de lo sucedido. Pero, sus palabras habían llenado de temor a los altos dirigentes nazis, y unos de ellos, el principal Goebbels, que ya lo tenía bajo sospecha, pues era un secreto sabido por pocos (entre los que no se contaba Hanussen), que estaba preparado para muy pocos días después el incendio del legendario y mítico edificio.
 
Exactamente cuarenta y ocho horas después (a las nueve en punto de la noche), la inmensa mole del Reichstag ardía como una pavesa, y Adolf Hitler, su protector desde hacía años, jamás le perdonó aquella revelación tan inoportuna como anticipada.
 
Las SS los capturaron manteniéndolo preso hasta que fue trasladado a algún campo de exterminio para prisioneros (quizá Dachau) donde terminaría gaseado al igual que muchos millones de judíos.
 
 
Actualidad sobre Hanussen 
 
Hanussen, el gran judío cabalista, astrólogo, vidente y asesor personal de Hitler era hijo legitimo del gran rabino de los milagros, Prossnitz, afirmó el investigador galo François Ribedau Dumas, revelación que efectuó durante el 20 Congreso Judío de Praga.
 
 

Suscripción vía FeedBurner