18 feb. 2016

La Mesa de Salomón: El Segundo Extraño Utensilio del Primer Templo de Jerusalén



El Judaísmo está lleno de leyendas místicas y espiritistas, por ejemplo, el Anillo de Salomón, extra bíblicas. Sin embargo, vaya sorpresa cuando encontramos las  descripciones bíblicas del poder del Arca del Pacto, pero existe otro y muy rarísimo utensilio sagrado registrado en la Biblia que pertenecía al Templo Judío.
 
En el Primer Templo de Jerusalén, construido en tiempos del Rey Salomón existió un utensilio conocido como la "Mesa de Salomón".
 
La Mesa de Salomón también era conocida como el "Espejo de Salomón", en representación del Mar. Lo más sorprendente es que este enigmático objeto se encuentra debidamente registrado en las Sagradas Escrituras: 
 
1 Reyes 7:23-26 (ó 2 Crónicas 4:1-5) Hizo fundir asimismo un mar de diez codos de un lado al otro, perfectamente redondo; su altura era de cinco codos, y lo ceñía alrededor un cordón de treinta codos. Y rodeaban aquel mar por debajo de su borde alrededor unas bolas como calabazas, diez en cada codo, que ceñían el mar alrededor en dos filas, las cuales habían sido fundidas cuando el mar fue fundido. Y descansaba sobre doce bueyes; tres miraban al norte, tres miraban al occidente, tres miraban al sur, y tres miraban al oriente; sobre estos se apoyaba el mar, y las ancas de ellos estaban hacia la parte de adentro. El grueso del mar era de un palmo menor, y el borde era labrado como el borde de un cáliz o de flor de lis; y cabían en él dos mil batos. (RVR1960)
 
Pese a que el verso dice "hizo fundir asimismo", como diciendo "lo inventó para él", algunos sostienen que el misterioso artefacto pertenencia a los muebles del Primer Templo. Las leyendas en torno a la mesa son muchas, entre ellas: que allí se encontraba todo el conocimiento del Universo, la fórmula de la creación y hasta el nombre verdadero de Dios (el Shem Shemaforash), según el Judaísmo Cabalístico, explica Wikipedia.
 
 

Suscripción vía FeedBurner