19 mar. 2016

El Profeta Amós fue deportado y expulsado del Templo por decir la verdad


[Imagen: Johnhain/Pixabay]

LA BIBLIA - Amós, muy probablemente sea de uno de los profetas que menos usted conozca de la Biblia. Su nombre sólo aparece en su escrito, y fue contemporáneo del Profeta Oseas.

El padre de Isaías (1:1), también se llamaba Amós. Por favor no se confunda, el profeta Amós no fue el padre del profeta Isaías, los expertos han descartado esa hipótesis, debido al origen social de Isaías. 


El significado del nombre Amós 

Para muchos eruditos, עָמ֔וֹס [Amós] significa "llevador de cargas". El prolífico escritor y estudioso John McArthur, resalta que no debemos confundir la traducción de "Amós" con "Amóz", que en su  lugar significa "Valiente". 


¿Quién era Amós? 

Amós era pobre, no venía de una familia de renombre o alguna influencia política por el estilo, no poseía bienes terrenales ni riquezas ni dinero, menos que fuera uno de los hijos de profeta, tampoco comenzó joven el ministerio profético sino ya en su madurez. Todas sus profecías se cumplieron.

Amós es uno de los profetas de Israel más queridos por las comunidades indígenas y campesinas en todo el mundo. Inclusive es símbolo de marcha en algunas de sus manifestaciones. Ellos se identifican inmediatamente con él. Amós era un pastor pobre del campo, punzador higos sicomoro [una clase de higos considerados alimento de pobres. La punzada de higos acelera la maduración, aumenta el tamaño y la dulzura de la fruta (Amós 7:14)], sin embargo, sus profecías golpearon tremendamente la cúpula religiosa corrupta y política de su tiempo.

El testimonio de Amós debería impactar nuestras vidas tremendamente. En el Reino del Norte, en Israel durante el reinado de Jeroboam II, comenzó a escribir el libro que lleva su nombre. Y aunque su escrito profético es pequeño, y se encuentran entre los 12 Profetas categorizados en la sección "Profetas Menores" [debido a la brevedad de sus escritos], eso nada tiene que ver con su potencia y calidad profética.

La profecía de Amós resalta tremendamente la justicia de Dios inflexible ante los pecadores. Aunque en sus días, Israel vivía un período de prosperidad y el reino se enriquecía y extendía. La vanidad y superficialidad corrupta del culto a Dios ganaba esplendor, que contrastaba con la miseria del pueblo.


Amós fue expulsado del Templo por decir la verdad a sus líderes religiosos

El estilo directo y rudo, políticamente incorrecto del pastor Amós es inspirador para muchos. Su exposición resaltando la fidelidad del Señor y la que se merece es hermosa. Por ello, él condenó duramente la corrupción de sus políticos, su maltrato y desdén por el pobre y sus causas, la injusticia social y el culto ajeno a Dios que alababa la corrupción de sus líderes. Siendo éste acusado por el mismo sacerdote Amasías de conspirar contra el rey (Amós 7:10-11), por lo que fue expulsado del Templo de Betel (Amós 7:12-13).


Su Muerte

El libro apócrifo "Vida de los Profetas", resalta ese hecho, describiendo que el sacerdote Amasías, lo golpeó en la cabeza hiriéndolo, lo que produjo su muerte al llegar de regreso a su tierra.

Las palabras de Amós enfurecieron tanto a los ricos que fue deportado y regresó a Judá. Sus profecías se cumplieron y el Reino de Israel fue destruido.

La tradición judía como cristiana cree que su tumba se encuentra cerca de Tekoa, por lo que junto a ella se estableció una de las iglesias cristianas más antiguas que fue destruida. 

Pero otra tradición, sugiere que la tumba del profeta se encuentra en la entrada occidental a la Tuqu, en una antigua cueva que ahora está tapado con escombros.

[Imagen: Kever Amos/המערה הסתומה ליד תוקוע/Wikipedia]
 

Suscripción vía FeedBurner