6 mar. 2016

Los Monstruos Marinos de la Biblia



La existencia o no de los monstruos marinos (Génesis 1:21), mencionados en la Biblia han sido objeto de debate por largo tiempo. La Sagrada Palabra de Dios, La Biblia, hace mención de algunos nombres que describen un monstruo.

Salmo 74:13 Dividiste el mar con tu poder; quebrantaste cabezas de monstruos en las aguas. (RV)

Algunos son de la opinión que existen y saldrán para los tiempos finales del Apocalipsis para castigar y torturar a los hombres como parte de los Juicios del Día Final. Mientras que los demás, creen que no se trata literalmente de un monstruo sino de un animal de la región que llevaba o se conocía con ese "nombre poético", por ejemplo, el "gran pez" que tragó a Jonás El Profeta. Lo que justifican no se trataba realmente de un monstruo marino sino de un gran pez, quizá un tipo de ballena. Sin embargo, un experto en vida animal describió que no era posible que una ballena fuese el gran pez que tragó a Jonás. El que sean animales gigantes no indica que tengan capacidad de tragar algo tan grande, resaltando que la dieta de esos animales eran peces muchísimo más pequeños, etc.

Sal 148:7  Alabad a Jehová desde la tierra, los monstruos marinos y todos los abismos. (RV1960) 

¿Cuáles son los monstruos marinos que menciona la Biblia?

El verso del Salmo 148:7 nos parece justificar que existan monstruos marinos literalmente en los abismos de las aguas de la Tierra. Los monstruos mencionados por nombre son:

1. Leviatán (Job 3:8; 41:1, Salmos 74:14; 104:26; Isaías 27:1).

[miniformat65/Pixabay]

Se encuentra en las profundidades de las aguas de la mar y posee características similares a las de los grandes cocodrilos. Sin embargo, no completa todas las características.

El relato de Isaías destaca que cuando venga el Juicio de Dios castigará a dos leviatanes en forma de serpientes, una veloz y otra torturadora. Inclusive en el mismo lugar parece habitar un dragón que también recibirá el castigo divino. Algunos sugieren que quizá ese dragón del mar sea Satanás y este acompañado de dos leviatanes, como semejante a los querubines del Arca del Pacto que protegen la Gloria de Dios, en su caso, la gloria de Satán.

En el libro extra bíblico de origen rabínico, El Talmud, Avoda Zara 3b: "Rav Yehuda dice, hay doce horas en un día. En las primeras tres horas Dios se sienta y aprende el Torá, las segundas tres horas él se sienta y juzga el mundo. Las terceras tres horas Dios alimenta al mundo entero... el cuarto periodo de tres horas Dios juega con el Leviatán... Moed Katan 25b: "Rav Ashi le dijo a Bar Kipok: ¿qué será dicho en mi entierro? Él contestó: "¿si una llama puede derrumbar a un cedro, qué esperanza tiene un árbol pequeño? Si un Leviatán se puede enganchar y acarrear a la tierra, qué esperanza tiene un pescado en un charco?". Además, en la Fiesta de los Tabernáculos (Sukot), los rabinos rezan antes de abandonar la suká: "Mayor sea su voluntad, Señor nuestro Dios y Dios de nuestros antepasados, que apenas pues he satisfecho y he morado en este suká, así pueda yo tener mérito en el año que viene para morar en el suká de la piel de Leviatán. El año próximo en Jerusalén". Wikipedia añade que también es mencionado en el libro de rezos de Artscroll (p. 725): "El Leviatán era un pez monstruoso creado en el quinto día de la creación. Su historia se relaciona largamente en el Baba Bathra 74b del Talmud, donde se dice que el Leviatán será destruido y su carne será servida como banquete para el honrado en [el] tiempo por venir, y su piel se usará para cubrir la tienda donde ocurrirá el banquete". 


2. Behemot (Job 40:15-24).

[e-smile/Pixabay]
 
Las descripción de Behemot encontrada en Job coinciden con las del hipopótamo. Sin embargo, no son concluyentes. Además de Job, Behemot es mencionado junto a Leviatán en el libro de Enoc:
 
"Y en ese día se separarán dos monstruos, una hembra llamada Leviatán, que morará en el abismo sobre donde manan las aguas, y un macho llamado Behemot, y ocupará con sus pechos un desierto inmenso llamado Dandain". 
 
 
3. Rahab (Salmo 89:10; Isaías 51:9).

[MattSkogen/Pixabay]

Rahab es una serpiente antigua (quizá el Diablo y Satanás según Apocalipsis 12:9 y 20:2), un tipo de dragón del agua o demonio gobernante del mar rojo, según el folclore Judío. Sin embargo, los eruditos opinan que probablemente haya sido una palabra poética asociada con la soberbia, el caos y lo pagano. En otras palabras quería decir Egipto. De hecho, tanto Leviatán (Cocodrilo), Behemot (Hipopótamo) parecen ser referencias a Egipto.

[Imagen: AnoviJoe/Pixabay]
 

Suscripción vía FeedBurner