25 abr. 2016

¿Qué predican hoy los Apóstoles y Profetas Modernos?


[Hans/Pixabay]

TEGUCIGALPA - ¿Qué están enseñando los apóstoles modernos en sus mensajes? Apenas han pasado dos días que tuve la oportunidad de escuchar a uno de los apóstoles más importantes de Honduras:
"Yo estoy escuchando a los profetas que me hablan de los misterios de Israel, que me explican cosas nuevas como la Shemitá y el Jubileo". Ellos, los profetas explican que es el tiempo que el dinero de los empresarios y millonarios entre a la Iglesia, que las riquezas del mundo vengan hacia nosotros... Por ello, estamos orando, ayunando y gimiendo para que Dios nos envíe el dinero, es tiempo de que el dinero venga a nosotros. Vivimos tiempos proféticos donde el dinero será una herramienta del Reino de Dios...", afirmó el sinvergüenza predicador de la Red Apostólica.

Hay tanto que decir acerca del Movimiento Apóstolico y Profético de nuestros días. La muchas extravagancias liberales doctrinales de su ieségesis [interpretaciones personales], espectáculos religiosos, fantasías espirituales, actos espiritistas y metafísicos, conductas antimorales y sinvergüenzas que están de años luz del contexto bíblico y/o profético.

Pesé a que las personas que asisten a sus congregaciones son atorados de tantos lineamientos carnales y diabólicos, estos se entregan ilimitadamente a sus peticiones y exigencias. Por supuesto, gracias al lavado de cerebro, ellos tienen la responsabilidad y necesidad de satisfacer los caprichosos por lo general de los casos de sus Padres Espirituales o al Apóstol Ungido del Señor, etc.

Los mensajes proféticos y apostólicos modernos son un caos abismal de interpretaciones fallidas de la Biblia, alimentados por un alter-ego de codicia, grandeza, positivismo, humanismo y egoísmo. Lo que se pone en juego es una lucha para medir el éxito o el fracaso de un ministerio por "cuánto tienes eso vales", y para desgracia, Jesús no puede ni decirles: no hagan lo que ellos hacen pero si aprendan lo que enseñan acerca de los Maestros de la Ley de su tiempo. No, con el caos de la plaga de apostolitis y profetitis moderna no es posible advertir lo mismo en la mayoría de los casos, están despojan lo bíblico, lo ético y exegético por normas intelenctuales y astucias mercantiles que les hagan más populares, influyentes, famosos y rentables.

En 2010 escuché una profecía de Cindy Jacobs de Ministerios Los Generales y la Fundadora del famoso proyecto de mujeres LAS DÉBORAS:

"Preparense siervos del Reino, este año 2011 es el inicio del establecimiento del Reino financieramente, todos estarán en situaciones difíciles este final del 2010 pero los que perseveren, sólo los que lleguen al final alcanzaran la sobrenatural prosperidad, recuerden que Dios conoce sus corazones pues han estado siendo equipados y capacitados para recibir con un corazón maduro el Reino de la Sobreabundancia. Prepararse ahora, este es el momento para hacerlo, este es el tiempo para recoger el 2011 y no soltar la bendición, sabiduría para no agotarse sino que será permanente y por mucho tiempo, infórmese de cómo manejar sus finanzas y administrar los bienes que tiene. Este año 2011 negocie sin temor y haga todo sin temor y vera la mano del Invisible glorificarse para establecer la prosperidad del Reino en la Tierra, para construir las infraestructuras mas grandes y alcanzar los lugares más recónditos para predicar el Evangelio de nuestro Señor"...

"El Reino de los Cielos no es ni bebida ni comida ni ninguna cosa terrenal..." Pero para los apóstoles modernos es una señal de que usted vive bajo la promesa del Reino. La prosperidad es una señal de que usted está bien.

“Como jaula llena de pájaros, así están sus casas, llenas de engaño; así se hicieron grandes y ricos. Se engordaron y se pusieron lustrosos, y sobrepasaron los hechos del malo; no juzgaron la causa, la causa del huérfano; con todo, se hicieron prósperos, y la causa de los pobres no juzgaron. ¿No castigaré esto? dice Jehová; ¿y de tal gente no se vengará mi alma?” Jeremías 5:27-29 RV1960

El filósofo y teólogo evangélico Alfonso Ropero dijo:

“Se quiera admitir o no, entre nosotros los evangélicos, funciona un inquebrantable pragmatismo espiritual, que mide el valer y valor de los suyos por sus logros y méritos. En otras palabras, se vale por lo que se tienen. Tantos miembros…tantas iglesias… así como un famoso pastor y reconocido profeta en Guatemala; tenia a su cargo unas 530 iglesias y resulto con un llamado del Señor para ser Presidente del País y ahora le han cerrado "30 Iglesias" por andar de campaña en campaña y lograr la nueva misión que le ha encomendado el Señor (aunque perdió la primera va por la segunda)".

Y ya no es cualquier apóstol que se junta con otros apóstoles, nada de eso. Ahora se clasifican entre "Apóstoles Verticales" y "Apóstoles Horizontales", estos que han evolucionado la doctrina hereje de los nicolaítas, menospreciando a los pastorcitos, y que presumen de poseer un alto grado de revelación directamente de Dios, y de aquellos que las reciben para reproducirlas.

Citó el título del Libro de Mario E. Fumero: "El Caos de los Apóstoles y Profetas Modernos y la Tiranía de los Santos", y es que así es. Tenemos desorden, caos y tiranía en las iglesias cuyos mensajes son Dinero, Dinero, Dinero... sin embargo, otros enseñan de Finanzas, Política, Conquista, Guerra Espiritual, Sobrenaturalidad, Positivismo, Sicología, etc., pero la clave para vivir esa vida de éxito es "Dinero". La lluvía tardía que esperan es la Lluvía de Dinero.

La “Teología de la Prosperidad” es anatema. Es en realidad “la Teología de la Desvergüenza”. No estoy en contra de que sean prósperos o que tengan dinero. Pues está escrito en Eclesiastés 10:19: Por el placer se hace el banquete, y el vino alegra a los vivos; y "el dinero sirve para todo".

La inmundicia del estilo humanístico del movimiento neo-pentecostal mundial propuesto por los apóstoles y profetas es eso, el amor al dinero, raíz de todos los males, por el cual buscándolo "algunos" [creyentes], se extraviaron de la fe y fueron traspasados a muchas cadenas de dolor.
 

Suscripción vía FeedBurner