25 jul. 2016

¿Cuál es la diferencia entre Hebreos, Israelitas y Judíos?


Pixabay

Irving Gatell explicó a Enlace Judío México un poco de la historia judía para comprender las diferencias entre los términos Hebreos, Israelitas y Judíos. Gatell indica que lo más importante es saber que cada uno está relacionado con una etapa histórica.


LOS HEBREOS

Ellos fueron un grupo enorme distribuido en muchos reinos que, entre los siglos XVI y X a. C. se vieron obligados a adaptarse a las nuevas realidades o desaparecer. La mayoría despareció, pero el grupo hebreo establecido en Canaán pudo dar el paso necesario para convertirse en un reino formal llamado Israel.


LOS ISRAELITAS

Entonces, podemos decir que los israelitas son la continuidad directa de los hebreos; desde otro punto de vista, Israel fue la nación de origen hebreo que logró consolidarse y sobrevivir a los cambios sociales y políticos provocados por el colapso hitita y egipcio, y la invasión de los Pueblos del Mar.

Tras un breve lapso unificado, las diferencias entre los israelitas del norte y del sur provocaron una ruptura y de ese modo se diferenciaron los Reinos de Samaria y de Judá. Es muy probable que los israelitas de Samaria fueran los gobernados por los descendientes de los hiksos, y los de Judá los gobernados por los descendientes de Moisés y su grupo.

El reino de Samaria sobrevivió hasta el año 722 a. C., cuando fue arrasado por los asirios; el de Judá se mantuvo hasta el año 587 a. C. cuando fue conquistado por los babilonios.

El texto bíblico no nos ofrece muchos detalles al respecto, pero los arqueólogos han demostrado que hacia mediados del siglo VIII a. C. la población de ambos reinos se fusionó. Era la época en la que la invasión asiria era inminente, y muchos israelitas del norte buscaron refugio en el reino del sur. La evidencia demuestra que hacia el año 750 a. C. la población del reino de Judá se triplicó (tal vez hasta se cuadriplicó).


LOS JUDÍOS

Por ello, cuando los babilonios conquistaron el reino de Judá, la identidad israelita ya estaba prácticamente consolidada. Los persas –amos y sñeores de la zona desde el año 539 a. C. – permitieron la reconstrucción del antiguo reino israelita del sur, que a partir de ese momento pasó a ser llamado Judea.

Por ello, sus habitantes comenzaron a ser llamados “judíos”.

Y aquí hay que aclarar: “judío” no significa “de la tribu de Judá”. El término hebreo para referirse a un integrante de esa tribu específica es BEN YEHUDÁ (benei Yehudá, en plural), y “judío” se dice YEHUDÍ. La I al final evidencia que se trata de un toponímico (un apelativo derivado de un lugar), no un patronímico (apelativo derivado del nombre de una persona). Por lo tanto, “judío” significa “originario de Judea”.


... Lea el artículo completo en Enlace Judío México
 

Suscripción vía FeedBurner