4 ago. 2016

¿Cuál es la diferencia entre Israelitas e Israelís?


Pixabay 

JERUSALÉN - En el 2008 el pastor Roger Casco Herrera se llevó la sorpresa de ser corregido por un estudiante ortodoxo de la Torá en la ciudad de  Jerusalén, Israel - luego de haber utilizado simplemente la palabra "israelí" en lugar de "israelita".

Una vez más preguntó el judío ortodoxo que estaba en el lobby del hotel a pocas horas de la entrada del shabat  (sábado | día de reposo): ¿Cómo es posible que vengas desde Honduras, un país tan pobre de América Central? "Por un milagro, el brazo del Señor [Adonay] me trajo", respondió. 

El observante de la Torá estaba esperando la confirmacion de la habitación que había contratado de nuevo como cada séptimo día de la semana para cumplir el reposo. Había salido de su casa hacia pocas horas para no hacer ninguna actividad que rompiera el mandamiento.

Y, ¿Qué te parece Israel?, volvió a preguntar el rabino ortodoxo

Todo cambio cuando el pastor dijo: "estoy sorprendido. Imagino que usted, como piadoso de la Torá e "israelí" entiende lo que quiero decir cuando veo el cumplimiento profético de lo que una vez habló el profeta Isaias sobre que nacería una nación en un día"... (Isaias 66:8)

Espera un momento..., interrumpió el judío ortodoxo, estaba ofendido.

"Yo no soy israelí sino israelita". Por lo que el pastor se disculpó e inmediatamente consulto cuál era la diferencia entre israelí e israelita.

Con un tono algo despectivo se refirió sobre los israelís como los nuevos judíos que adquirieron la ciudadanía al realizar la diáspora [Aliya], es decir que habían retornado a Israel, a su hogar desde cualquier otra parte del mundo. Luego de la independencia del Nuevo Estado de Israel del 14 de mayo de 1948, indicando que todos esos judios hermanos eran israelies y que naturalmente creían que el hebreo moderno era su lengua primaria.

Mientras él, afirmó aquel hombre de 40 años, era un legítimo israelita, descendiente de una familia que nunca había salido de Israel, que jamás inclusive había abandonado los limites de la tierra, aún desde que era conocida como Palestina y que solamente reconocian el arameo como lengua primaria y no el actual hebreo.

Supercuriosamente, aquel judío ortodoxo explicaba a un no judío que había confundido por un judío sefardí que probablemente estaba de visita por su tierra. Hablando todo en un extrano pero entendible castellano, que había aprendido por cable al ver la novela de Thalía, "Marimar". Con el único propósito de conocer un poco para poder comunicarse con los peregrinos de Israel de habla española, dado que era comerciante en el mercado de Jerusalén.


 

Suscripción vía FeedBurner