5 ago. 2016

La Nasa reconoce probabilidad de impacto asteroide "Bennu" con el planeta en 2135


Pixabay
 
EE.UU. - El asteroide "Bennu" es más grande que el edificio Empire State. Es la mitad de un kilómetro de diámetro en su punto más ancho y viaja a una velocidad de 63,000 millas por hora, informa Express.
 
El asteroide gigante ha sido una preocupación para los científicos desde que fue descubierto en 1999, debido a la amenaza potencial que representa para la Tierra.
 
Bennu cruza la órbita de la Tierra cada seis años. Pero se acercará y pasará entre la Tierra y la Luna en 2135 - a una distancia aproximadamente de 290,000 kilómetros de distancia.
 
La Nasa, la agencia espacial de Estados Unidos está tomando la amenaza de un impacto tan serio que está lanzando una sonda para recoger muestras de rocas para ayudar a encontrar más información sobre el asteroide y el riesgo que representa para la humanidad.
 
Dante Lauretta, profesor de ciencias planetarias en la Universidad de Arizona, y el experto de la NASA a cargo de la misión de Bennu, advirtió: "Benny podría modificar la órbita en 2135, lo que podría poner en serio riesgo el curso para la Tierra durante ese siglo".
 
Y agregó: "Estimamos la probabilidad de impacto en aproximadamente uno de cada 2,700 entre 2175 y 2196”. 
 
Bennu es un ave mitológica del Antiguo Egipto, el Fénix griego. Fue asociada a las crecidas del Nilo, a la muerte, y al Sol, según Wikipedia.
 
La fuerza de Bennu podría golpear la Tierra aproximadamente equivalente a tres mil millones de toneladas de alto explosivo.
 
Aunque las posibilidades de que el asteroide choque contra la Tierra son pequeñas, siguen siendo significativo y el profesor Lauretta advirtió: "Puede ser destinado a causar un inmenso sufrimiento y la muerte".
 
La nave Osiris-Rex tiene previsto su lanzamiento el próximo mes en un intento de trazar el asteroide y traer de vuelta muestras de rocas.
 
Llegará a Bennu en 2018 y pasará un año estudiando el asteroide, mirando su composición química, mineralogía y geología.
 
La sonda también tomará medidas de su fuerza pero esto podría alterar la órbita de los asteroides y potencialmente ponerlos en un curso de colisión con la Tierra, a causa del efecto Yarkovsky, la fuerza que actúa sobre un asteroide cuando absorbe la luz solar y luego se irradia de nuevo en el espacio en forma de calor y actúa como un pequeño chorro de proa, que cambia constantemente su curso.
 
Luego la nave espacial también tomará muestras de rocas del asteroide y deberá volver a la Tierra en 2023.
 

Suscripción vía FeedBurner