septiembre 14, 2016

Rabinos de Israel no lo pueden creer: Aparece una piedra del "Urim y Tumim" del Sumo Sacerdote (VÍDEO)


Imagen Ilustrativa | Pixabay

ISRAEL - Algunas veces este tipo de historias no parecen ser ciertas por lo extraordinarias que son, pero según informó en exclusiva Breaking Israel News (BIN), lo es. Los expertos coinciden en que una pequeña piedra de ónice que una familia mantuvo guardada de generación en generación, la cual afirman fue transmitida de un caballero templario hace más de 1,000 años, se trata de una legítima joya del pectoral del Sumo Sacerdote de Jerusalén. 

La piedra estaba en el pecho del Sumo Sacerdote, referenciada en la Biblia como "Urim y Tumim", una frase que desafía toda traducción y que aún permanece en misterio.

Éxodo 28:30 (RV1960) Y pondrás en el pectoral del juicio Urim y Tumim, para que estén sobre el corazón de Aarón cuando entre delante de Jehová; y llevará siempre Aarón el juicio de los hijos de Israel sobre su corazón delante de Jehová. 

Según el Talmud (Yoma 73a) describe como al preguntar al pectoral, las piedras se iluminaban para explicar la respuesta. El libro de Samuel enumera el Urim y Tumim como una de las tres formas de comunicación divina: sueños, profetas, y el Urim y Tumim.

1 Samuel 28:6 - "Y consultó Saúl a Jehová; pero Jehová no le respondió ni por sueños, ni por Urim, ni por profetas". (RV1960)

Además el Talmud (Yoma 21b), narra que el Urim y Tumim se perdieron cuando Jerusalén fue saqueada por los babilonios.

Esdras 2:63 - "y el gobernador les dijo que no comiesen de las cosas más santas, hasta que hubiese sacerdote para consultar con Urim y Tumim". (RV1960)

Los expertos creen que esta es una de esas piedras. Si esto es así, significa que contiene el poder de la profecía y que puede jugar un papel importante en la devolución de la casta sacerdotal para servir en el templo. 


¿Cómo se descubrió la piedra de Urim y Tumim?

Por fantástico que parezca todo ocurrió en el 2000, cuando el Dr. James Strange, profesor observador en estudios religiosos y arqueológicos, viajó a Sudáfrica debido a una recomendación hecha por un conocido, para investigar y para una valoración pro-bono de una piedra preciosa. Ésta se encontraba en manos de una familia de escasos recursos, eso sorprendía a Strange que fuese buscado como tasador certificado.

Strange se reunió con la familia, con pocas expectativas, pero fue sorprendido con lo que le mostraron.

"De hecho me han sorprendido la piedra preciosa" dijo el  Dr. Strange a BIN. "La piedra en sí no era nada especial. Un ónice semiprecioso, con poco valor intrínseco". "Yo no sabía de nadie en la Baja Edad Media tuviese la tecnología para cortar un hemisferio en un medio de este tipo, así que se me agotaron todas las explicaciones", dijo.

"Aún más asombroso era que además del corte de la piedra había una inscripción inexplicable dentro de la piedra, visible a través de la superficie clara: dos letras en hebreo antiguo".

"No hay tecnología moderna o antigua conocida para mí por el cual un artesano pudiera producir la inscripción, ya que era imposible cortar la superficie de la piedra”, valoró el Dr. Strange.

De manera que como experto y frente a un misterio, buscó ayuda. Se puso en contacto con Ian Campbell, director del Laboratorio de Color de Piedras, en Johannesburgo y uno de las principales gemólogos de Sudáfrica. Campbell igualmente quedó sin palabras. Estudió la piedra, tratando de determinar su origen. La historia que el propietario contaba era que se trataba de la piedra que se colocaba en el pectoral del Sumo Sacerdote, demasiado increíble como para creerla. Sin embargo, la familia tenía documentación que trazó su descenso desde el período de los cruzados, como ancestro masculino que había estado en la Tierra Santa en la Edad Media y que cobró la piedra como recompensa del Sumo Sacerdote.

De acuerdo con la tradición familiar Auret, el antepasado, llamado Croiz Arneet deTarn Auret, recibió la piedra de "Sumo Sacerdote" en agradecimiento por su participación en la liberación de Jerusalén alrededor del año 1189. La custodia de la piedra fue transmitida en la familia a través de la línea masculina Auret hasta el siglo XIX. Esa tradición se rompió cuando Abraham Auret falleció en 1889, legando la piedra a su hija, Christina Elizabeth. Después de su matrimonio con William James Hurst, la piedra dejó el nombre Auret, y ha sido transmitido de madre a hija desde entonces. Los árboles genealógicos meticulosamente grabados e informes genealógicos corroboran la historia. La piedra fue transmitida por herencia y actualmente es propiedad de una mujer de edad avanzada en Sudáfrica, que desea permanecer en el anonimato.

Cada miembro de la familia recibió a través de los siglos que la inscripción misteriosa dentro de la piedra había sido insertada por la mano de Dios.

El misterio de la escritura permanece. Sin embargo, Strange observó que la piedra no tenía marcas externas, por lo que claramente no se había fijado con un anillo o un collar. Se vio obligado a concluir que es probable que se hubiera puesto en un plato grande o coraza. Como tasador, no podía descartar sus dudas, pero sabía que podría evaluarlo como un uno-de-uno-bueno. Por lo que el valor de la piedra estaba entre 175 a 225 millones de dólares.

De la misma manera, por medio de fotografías a través del microscopio, el Sr. Campbell confirmó que la piedra no había sido cortada o abierta para realizar la inscripción. Cuando se le preguntó para estimar el valor de la piedra, el Sr. Campbell escribió: "¿Cómo uno va sobre la lógica a darle valor a algo así como un artefacto religioso demostrado que es un 'uno de' otros artículos?”. Sin embargo, se estimó que $ 200 millones sería un "punto de partida justo".

El propietario de la piedra también consultó al Profesor M. Sharon de la Universidad de Witwatersrand (véase vídeo adjunto). El profesor, un experto en hebreo antiguo, se le dio una foto de la piedra. Las fotografías borrosas insinuaban algo sorprendente, pero tenía que estar seguro. Intrigado, examinó la piedra real.

En su informe escrito, dijo que cuando se acercó a la luz, se sorprendió al ver muy claramente dentro de la propia piedra, dos letras en hebreo antiguo. Las letras parecían ser grabado o quemados en el corazón de la piedra.

“Debido a la claridad de las letras y su definición fina sería increíble si son una formación natural y coincidencia en la piedra", ha indicado en su informe notarial. "La ausencia de cualquier signo aparente de interferencia con la superficie hace que la existencia de las letras dentro de la piedra sea un verdadero enigma”.

Observó que las inscripciones según la antigua escritura hebrea es "el equivalente a nuestra 'B' y 'K'". Él identificó el estilo de la escritura, que data a ser desde el año 1,000 antes de nuestra era, más o menos 200-300 años.



Al parecer mucho antes de Strange, en 1994, el Dr. Joan Goodnick Westenholz, quien se desempeñó como Jefe de Conservación en el Museo de tierras de la Biblia de Jerusalén, examinó la piedra. Ella concluyó: "Es un objeto único que no tiene contrapartida similar o idéntica; es el único de su tipo en el mundo”.
 
El Dr. Goodnick Westenholz cree que la gema "no tiene precio", la estimación de la fecha de producción de la piedra sea de aproximadamente el 7 siglo a. C. (Dr. Strange del siglo 5 a. C.). Se refirió a la inscripción "en la forma de una posible carta es una forma siglo IX de una letra "bet" hebreo arcaico”.
 
En su informe ante notario, se observa junto a la letra apuesta "lo que puede ser percibido como la imagen de un lobo". Señaló que el lobo correspondía a la bendición que Jacob dio Benjamin. (Génesis 49:27)
 
BIN investigó el material del fallecido Dr. Ian Campbell Westenholz, con Jeremy Rothon, aprendiz de Campbell, quien confirmó la valoración original y dijo a BIN que era muy consciente de la herencia de la piedra. Que había hecho una enorme impresión en Campbell y que había discutido largamente con él.
 
Mientras tanto el Dr. Strange recuerda la piedra muy bien, y está más convencido que nunca de su autenticidad. "Mucha agua ha corrido bajo el puente desde entonces", dijo el Dr. a BIN. "He calculado entonces que si se tratara de un fraude, entonces uno o más muy similares aparecerían en el mercado internacional, más pronto, pero que yo sepa, nadie tiene otra”.
 
"Creo que este objeto necesita una nueva evaluación y la mayor cantidad de pruebas científicas como sea posible para determinar si es efectivo", dijo Strange. "Si resulta ser un artefacto importante para la historia del pueblo judío, entonces eso es realmente maravilloso. Si resulta ser un fraude magistral, a continuación, voy a estar dolido que estaba engañado”.
 
¿La piedra será devuelta a Israel?
 
El actual propietario ha contratado a un hombre de negocios de Sudáfrica para encontrar inversores que están dispuestos a comprar la piedra y llevarla a casa a Israel. Ambas partes prefieren permanecer en el anonimato. Cuando vio la piedra y comprendió lo que era, el hombre de negocios no se lo podía creer, entendió que podría fácilmente convertirse en una mercancía, un objeto de la codicia. Reconoció que esta pequeña piedra era una enorme parte de la historia judía y se dispuso a encontrar un inversor que recompense al propietario con la intención de llevarlo a Israel y donarlo al templo.
 
"He estado involucrado con ofertas como esto antes", dijo BIN. "Hay piezas de herencia egipcia en los museos de todo el mundo. La gente encuentra algo y lo venden, sin pensar en lo que es. Eso es lo que se hace y es una lástima, más aún con esta piedra. Varias personas han estado tratando de comprar o vender esta piedra, convirtiéndola en un negocio. Todo lo que realmente quisiera hacer es conseguir la piedra de nuevo a Israel, donde pertenece”.
SIGUE Next Post
SIGUE Next Post
 

Suscripción vía FeedBurner