17 oct. 2016

Máximas Autoridades de UNESCO: Es lamentable la resolución que omite 'conexión histórica judía' con Jerusalén


Apostasía de la UNESCO, Islam, Palestina, Profecías
Pixabay

El presidente del Consejo Ejecutivo de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Michael Worbs, dijo el viernes acerca de la resolución que hace caso omiso de los lazos judíos a los sitios sagrados de Jerusalén aprobada por la UNESCO el jueves, y que está pendiente de su aprobación por la junta directiva en la próxima semana que encabeza Worbs. "Es muy excepcional lo que pasó ayer, y lo siento por eso", dijo a la televisión israelí, informó el 'Times de Israel'.
Worbs, quien había dicho previamente el viernes que espera el voto programado de la Junta Ejecutiva del martes se retrasaría, para permitir más tiempo para el diálogo, dijo a la televisión Canal 10 de Israel que nunca negarían los lazos judíos y cristianos a Jerusalén, y que invoca la designación del organismo cultural de décadas de edad, de la capital como un patrimonio de la humanidad. Esta designación triunfa sobre todas las conversaciones recientes acerca de la ciudad, dijo, en una referencia a la resolución de la UNESCO del jueves que parecía negar las conexiones 'no musulmanes' a los lugares santos de Jerusalén.

Hablando desde su oficina en París, Worbs dijo al Canal 10 que cuando Jerusalén fue declarada Patrimonio de la Humanidad, su importancia para las tres religiones monoteístas se destacó.

"Estoy muy consciente de ello [importancia] y personalmente nunca negaría eso", dijo Worbs, en referencia a la conexión histórica judía a la ciudad vieja de Jerusalén.

“También me gustaría recordar que Jerusalén, la ciudad vieja de Jerusalén y sus muros fueron inscritos como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO por el Comité del Patrimonio Mundial en 1982, y en ese momento fue inscrito específicamente como un sitio que tiene significado para tres religiones", dijo Worbs. Esta posición, dijo, sustituye a cualquier debate que la junta haya tenido recientemente.

La resolución de la UNESCO, patrocinada por varios países árabes el pasado jueves en fase de comisión, se refirió al Monte del Templo y Muro Occidental sólo por sus nombres musulmanes y condenado a Israel como "la potencia ocupante" de las distintas medidas adoptadas en los dos lugares.

Israelíes y muchos Judíos de todo el mundo ven el movimiento como el último ejemplo de un sesgo anti-Israel arraigada en las Naciones Unidas, en el que Israel y sus aliados son mucho más numerosos que los países árabes y sus partidarios.

Y aunque la resolución aún debe ser validada por el Consejo Ejecutivo, la polémica redacción no se espera que cambie. Los 58 estados miembros de la junta siguen normalmente los votos emitidos en comisión, pero en este caso, dijo Worbs, que esperaba que serían pospuestos los votos.

“Entiendo completamente sus sentimientos y los sentimientos de muchos israelíes sobre esta reciente decisión, pero es un debate intergubernamental", dijo Worbs en referencia a la votación. "No es un debate de la UNESCO, la UNESCO es el foro en el que este debate se lleva a cabo”.

“Me gustaría hacer un llamamiento a la opinión pública israelí de no mezclar la UNESCO con las decisiones de algún tipo y sobre todo no con decisiones que no son unánimes. Normalmente, en la UNESCO concluimos decisiones de manera consensuada, es muy excepcional lo que pasó ayer y lo siento por eso. Voy a utilizar mis buenos oficios con el fin de restablecer el consenso que prevaleció durante más de 40 años en la UNESCO”.

“Durante 40 años, la UNESCO siempre ha logrado encontrar decisiones consensuadas sobre el Oriente Medio ", agregó. "Pero desde el otoño de 2010 se ha vuelto más y más difícil”.

Israel y Estados Unidos suspendieron sus fondos a la UNESCO en el año 2011 después de que los palestinos fueron admitidos como miembros. Ambos países han perdido sus derechos de voto como resultado.

Mientras que Irina Bokova, director general de la UNESCO, dijo:

La herencia de Jerusalén es indivisible, y cada una de sus comunidades tiene derecho al reconocimiento explícito de su historia y su relación con la ciudad", dijo en un comunicado. “Negar, ocultar o borrar cualquiera de las tradiciones judías, cristianas o musulmanas socava la integridad del lugar, y va en contra de las razones que justificaron su inscripción en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO".
 

Suscripción vía FeedBurner