13 nov. 2016

Autoridad Palestina: Haremos la vida miserable a Donald Trump si mueve embajada a Jerusalén


Autoridad Palestina amenaza a Israel y a Trump mover embajada a Jerusalén
Pixabay

ISRAEL - La Autoridad Palestina ha amenazado con "hacerle la vida miserable" al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, si sigue manteniendo su promesa de campaña electoral de trasladar la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, como capital oficial del estado judío, informó 'Israel Today'.

“Si la gente nos ataca trasladando la embajada a Jerusalén... significa que están mostrando beligerancia hacia nosotros", declaró el enviado de la Autoridad Palestina a la ONU, Riyad Mansour. "Si lo hacen, nadie debe culparnos por desatar todas las armas que tenemos en la ONU para defendernos y tenemos muchas armas en la ONU".

En declaraciones realizadas por el diario israelí Haaretz, Mansour reconoció que la Autoridad Palestina no podía tomar ninguna acción jurídicamente vinculante contra los Estados Unidos en el Consejo de Seguridad, pero dijo que podría causar dolores de cabeza en Washington al solicitar constantemente la admisión oficial de la Autoridad Palestina Como Estado miembro.

En todo caso, la Autoridad Palestina sigue creyendo que Trump seguirá el ejemplo de sus predecesores, la mayoría de los cuales también prometieron mientras estaban haciendo campaña para mover a la embajada de Estados Unidos, pero no cumplieron esa promesa una vez en el cargo.

“Muchos candidatos dieron la misma promesa electoral pero no la implementaron porque lo que haces cuando estás haciendo campaña es una cosa, pero cuando tienes que lidiar con lo legal es otra cosa", afirmó Mansour.

Si bien la ONU no reconoce la anexión de Israel de la mitad oriental de Jerusalén, de hecho no es ilegal que las naciones tengan sus embajadas en Israel situadas dentro de los límites pre-1967 de la mitad occidental de la ciudad, que es reconocida como la capital administrativa oficial de Israel.

Trasladar la embajada estadounidense a la parte occidental de Jerusalén enviaría un fuerte mensaje en apoyo de la reclamación de Israel a la ciudad en general, pero no violaría ninguna ley, contrariamente a las interpretaciones defectuosas de Mansour.
 

Suscripción vía FeedBurner