30 mar. 2017

Descifrando la Profecía: La restauración de Israel, el Mesías Yeshúa y el Tercer Templo


Kotel
Pixabay
 
ISRAEL. - Si hay algo en lo que la mayoría de cristianos y judíos están de acuerdo es que la restauración de Israel no puede ser completa sin el Tercer Templo. "Porque volveré a Jerusalén con compasión; y mi casa se edificará en ella, declara el Señor" (Zacarías 1:16). Bueno, si la venida del Mesías es tan cercana como muchos de nosotros creemos, entonces usted tiene que preguntar - ¿dónde está el Templo?, dijo Brian Hennessy en un artículo publicado por Israel Today.

 
 
 
¿Le sorprendería saber que el templo está en construcción y se está terminando? Si es así, entonces probablemente lo han estado buscando con ojos naturales, no con los ojos de fe. Los ojos naturales se centran en el Monte del Templo, esperando y orando por alguna intervención divina para quitar la Cúpula de la Roca para que la construcción pueda finalmente comenzar. Pero ese no es el tipo de templo que Dios tiene en mente.
 
Al igual que los Días de Fiesta de Israel dados por Dios, el complejo del templo Mosaico era sólo un tipo y sombra que apuntaba a un cumplimiento espiritual en el Mesías. ¿No se nos dijo que "El Altísimo no habita en casas hechas con manos humanas?" (Hechos 7:48) Y que - "El cielo es mi trono, y la tierra es el estrado de mis pies; ¿Qué clase de casa me construirás? "(Isaías 66:1). ¿Por qué entonces buscamos un templo que los hombres puedan construir?
 

 
 
 
Si queremos ver el lugar eterno de residencia de Dios hoy, debemos mirar lo que Dios ha estado haciendo para restaurar la iglesia. Y por "iglesia" me refiero al cuerpo del Mesías, no a la entidad corporativa institucional mundana que es el fruto de la apostasía del siglo IV. Porque nosotros somos las piedras vivas del templo de la Nueva Alianza - "habiendo sido edificados sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, el Mesías Yeshua mismo siendo la piedra angular, en el cual todo el edificio, encajando juntos, está creciendo en un templo santo en el Señor" (Efesios 2: 20-22).
 



 

Suscripción vía FeedBurner