31 may. 2017

Gran Foro Teológico: Los homosexuales eran condenables sólo en tiempos bíblicos


Homosexualismo, Pecado, Biblia, Apostasía, Teología, Apologética
Pixabay

EDIMBURGO, Reino Unido. - La Iglesia de Escocia ha tomado medidas para permitir a sus ministros realizar bodas homosexuales, después de debatir un informe en su Asamblea General, informa Charisma News.

El informe, presentado por el influyente Foro Teológico, reconoció que la Biblia condena los actos del mismo sexo, pero afirmó que la Escritura estaba enmarcada por el contexto cultural.

El matrimonio fue redefinido en Escocia en 2014, pero las iglesias individuales no están obligadas a participar en las ceremonias del mismo sexo.

El Prof. Iain Torrance, Coordinador del Foro Teológico dijo que todos en la Asamblea estaban en "un espectro de interpretación", y sugirió que no había razón teológica para no permitir a los ministros celebrar bodas del mismo sexo.

Una serie de enmiendas presentadas por los partidarios del matrimonio bíblico fueron derrotadas.

El Kirk ahora llevará a cabo una investigación legal para determinar cómo las bodas del mismo sexo en las iglesias se pueden permitir.

Pero el informe no fue sin oposición.

El Rev. Dale London, un ministro de la Iglesia de Escocia en Angus, dijo que la homosexualidad era contra la palabra de Dios, y que "No podemos llamar bueno lo que Dios ha llamado mal".

Un portavoz de la Iglesia Presbiteriana en Irlanda dijo: "mucha gente en la Iglesia Presbiteriana en Irlanda estará profundamente entristecida por los acontecimientos de hoy en Escocia, que creemos que está en desacuerdo con la comprensión bíblica tradicional del matrimonio entre un hombre y una mujer".

El Rev. Mike Goss habló en contra de cambiar la doctrina de Kirk cuando el informe fue lanzado en abril.

Dijo en ese momento que "las relaciones del mismo sexo no son lo que Dios ha planeado para nosotros como seres humanos".

Agregó que nadie era sin culpa, ni siquiera en las relaciones heterosexuales, sino que "no bendecimos lo que está mal y que tiene que ser clave en términos del Evangelio".

El informe reconoció que los "argumentos conservadores" se basan en el reconocimiento de la Biblia de la inmoralidad sexual, incluyendo los actos del mismo sexo, como pecaminoso.
Pero justificó su decisión basándose en que "las condenas bíblicas de la actividad sexual del mismo sexo estaban enmarcadas en contextos culturales muy diferentes de los nuestros".

El informe sí admitió que no debería producirse ningún cambio a menos que se mantenga la libertad de conciencia para los ministros o diáconos que objetan.
 

Suscripción vía FeedBurner