30 may. 2017

'El Monte del Templo está en Nuestras Manos!' la esperanza renace para el Tercer Templo



Profecías, Tercer Templo, Monte del Templo, Jerusalén, Guerra Seís Días, Israel
Captura: Documental 'In Our Hands' | CBN

JERUSALÉN, Israel - La captura del Monte del Templo de Jerusalén hace 50 años envió ondas de choque en todo el mundo judío. También levantó esperanzas para la construcción del tercer templo.

El 7 de junio de 1967, el Comandante de la Brigada Motta Gur hizo un anuncio de que los judíos habían esperado escuchar durante unos 2,000 años.

"¡El Monte del Templo está en nuestras manos! ¡El Monte del Templo está en nuestras manos!" él declaró.

Retomar este terreno fue importante por varias razones. En primer lugar, es donde el rey Salomón construyó el primer templo judío. Después de que los babilonios lo destruyeron, Zorobabel (la cabeza de la tribu de Judá cuando los israelitas regresaron del exilio babilónico) puso la primera piedra para un segundo templo que luego fue expandido por el rey Herodes. Ese templo cayó en el año 70 d. C. a manos de los romanos.

Cuando el Comandante Gur declaró que el Monte del Templo estaba de nuevo en manos judías, reavivó la esperanza de un Tercer Templo tan esperado.

"La Guerra de los Seis Días fue un milagro de proporciones bíblicas y fue una apertura catastrófica de una nueva era para Israel y para el mundo entero", dijo el rabino Chaim Richman a CBN News.

El rabino Richman, director del Departamento Internacional en el Instituto del Templo, se dedica a la reconstrucción del templo judío. Él ve el tiempo desde la Guerra de los Seis Días como un cambio profético.

"Sería difícil, creo, no ver lo que ha sucedido en los últimos 50 años como un tremendo - no sólo el cumplimiento de la profecía - sino un tremendo comienzo de salto, un tremendo avance rápido", dijo Richman. "Es más que profético, es como un beso del Cielo, es como un beso divino, es como un pincel íntimo con la realidad de la compasión y amor de Dios, y cumple sus promesas".

El Instituto comparte una conexión clave con la batalla por Jerusalén. Su fundador, el rabino Yisrael Ariel, sirvió con la 55a Brigada de Paracaidistas que capturó el Monte del Templo. Después de la victoria, un guía jordano les dio una gira notable.

"Su trabajo era llevar la ametralladora de la compañía", explicó Richman. En la primera noche de la liberación de Jerusalén se le dio la tarea de custodiar el lugar de la Cúpula de la Roca, que por supuesto es donde está el Santo de los Santos.

"La historia, sin embargo, que él nos dijo es que los soldados estaban en el Monte del Templo y fue como la primera hora o así y fueron abordados por un jordano de traje occidental que explicó que él era el guía oficial Para el parlamento jordano y se ofreció a llevar a los soldados y mostrarles los sitios en el Monte del Templo.

"Él toma a los soldados, ya sabes, y el rabino allí y él dice, 'bueno, aquí es exactamente donde estaba el santuario, aquí es donde estaba el altar y entonces aquí estaba la Menorá".

"Él les dice todas estas cosas acerca de la historia del Templo Sagrado... Finalmente, el rabino le preguntó, '¿por qué nos está diciendo todo esto?' Y él dijo: "Bueno, tenemos la tradición de nuestros padres y ellos de sus padres que un día los judíos harían una guerra y conquistarían esta montaña y reconstruirían el Templo Sagrado, y supongo que ustedes empezarán mañana. Quiero que esto sea mi parte, mi parte en ayudarte", dijo, según el rabino Richman.

¿Cuál fue su reacción a esa historia? Preguntó CBN News a Richman. "Bueno, supongo que estaban bastante sorprendidos, pero la línea de fondo es en retrospectiva, no parece que estábamos listos".

Ahora, 50 años más tarde, eso cambió con el Instituto del Templo preparando planos y recolectando elementos oficiales del templo como las prendas sacerdotales.

Todo esto significa que hablar de reconstruir el templo ya no se considera una idea marginal.

"Hoy hay un lobby en el Knesset de cuántos miembros del Knesset que están constantemente hablando de los derechos judíos de orar en el Monte del Templo", continuó Richman. "Hay miembros del Knesset que realmente hablan de la reconstrucción del Templo Sagrado ¿Te das cuenta de que hace 20 años esta gente no se habría dado un momento en la televisión en horario de máxima audiencia para decir estas cosas? Se habrían reído.

Uno de esos miembros de la Knesset es el rabino Yehuda Glick.

"Así que hace unos años esto fue considerado como fanáticos, locos, peculiares... Hace diez años, no había un solo miembro del Knesset que ascendiera al Monte del Templo", dijo Glick a CBN News.

"Hoy tenemos a 20 miembros del Knesset que están interesados ​​en ascender al Monte del Templo, rezar en el Monte del Templo y son parte de la redención del Monte del Templo y traer el Monte del Templo de nuevo al centro del siguiente paso en el proceso de redención".

Según Isaías 66:7, Richman ve el templo a través de los ojos del profeta Isaías que escribió hace 3,000 años que la casa de Dios sería llamada una casa de oración para todas las naciones:

"Significa que hay un Dios en el mundo y que lo mejor está por venir - y que estamos tan conectados con Él y entre nosotros y con ese propósito y con toda la humanidad y es sólo un privilegio maravilloso estar con ustedes hoy buscando sobre Jerusalén y darnos cuenta de que estamos viviendo probablemente en el momento más importante de la historia", continuó.

"Si crees en el Dios de Israel y ves su mano sobre su pueblo y comprendes los enormes cambios que han ocurrido a través de los años, ves que Él que nos trajo hasta aquí no ha terminado y cumplirá sus promesas", dijo.
 

Suscripción vía FeedBurner