15 may. 2017

Los 3 Secretos Proféticos de Fátima, ¿'Reina de los Profetas'?


Portugal, Santuario, Fátima, Profecías, Papa Francisco
Pixabay

PORTUGAL. - El Papa Francisco I canonizó a Jacinta y Francisco Marto, dos de los tres pastorcitos que supuestamente recibieron mensajes divinos de la mal llamada 'Madre de Dios', es decir la Virgen María; y que murieron a causa de la epidemia de gripe española en 1919 y 1920, respectivamente.

A raíz de ello, el Papa Francisco visitó Cova da Iría, con motivo de los cien años de la apariciones de la Virgen a los niños Lucía, Francisco y Jacinta, el 13 de mayo de 1917.

Desde hace meses, en Profecía Al Día hemos publicado diversas profecías marianas que han anunciado, desde el año pasado con fechas exactas, un evento profético mundial llamado por los clarividentes católicos y Marianos como 'El Gran Aviso'. El cual muchos han relacionado con las señales y profecías dadas por los pastorcitos de Fátima.

Siempre se ha mencionado que los tres secretos proféticos de Fátima son un evento considerado en el Vaticano de altísima prioridad.

Cada uno de los secretos fue siendo revelado con el paso de los años. Y durante mucho tiempo se creyó que el Tercer Secreto de Fátima podría encerrar serios peligros para la humanidad. 

Actuall entrevistó a José María Zavala, autor del libro El Secreto Mejor Guardado de Fátima (Planeta): "los dos anuncios que la Virgen hizo a los pastorcitos se referían al fin de la I Guerra Mundial (1918), y a la II Guerra Mundial, que se cumplieron con total cabalidad... ¿Cómo no iban a cumplirse si Ella es: “Regina Profetarum”, Reina de los Profetas?", dijo. 


¿Cuáles son "los tres secretos proféticos de Fátima"? 

El 13 de mayo de 1917, Francisco Marto (9 años), y su hermana Jacinta (7), aseguraron haber visto por primera vez a la Virgen María, a quien describieron como una figura que "brillaba como el sol y era de una inmensa belleza", consignó BBC Mundo.

Lucía Dos Santos, su prima, y la tercera vidente también estuvo con ellos. Ella posteriormente ingresó a la vida religiosa, y su beatificación se encuentra en proceso, detalla ACI.

Lucía fue quién describió la experiencia de ellos por escrito algunos años más tarde, las tres profecías que les entregó la Virgen y que ellos habían explicado un mes después del supuesto "encuentro":

1. Terrorífica Visión del Infierno. "Un gran mar de fuego que parecía estar debajo de la tierra" en el que estaban los demonios y las almas humanas. "Los demonios se distinguían por sus formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, pero transparentes y negros", y además, la promesa de María que tendrían una experiencia espiritual con el Cielo, cita el texto.

2. Guerras Mundiales. "La guerra va a acabar, pero si no dejan de ofender a Dios, en el reinado de Pío XI comenzará otra peor", según escribió Lucía. "Dios va a castigar al mundo por sus crímenes por medio de la guerra, el hambre y las persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre", continúa.

Esta ha sido interpretada por muchos como una predicción del final de la Primera Guerra Mundial y la Segunda guerra Mundial que comenzaría durante el papado de Pío XI.

También, la Virgen de Fátima "habló" de la "consagración" de Rusia: "Si se escuchan mis peticiones, Rusia se convertirá y tendrán paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia".

3. El Secreto Mejor Guardado. Lucía guardó el tercer secreto en un sobre que posteriormente fue entregado al Vaticano en 1957. En mayo del 2000 el tercer secreto profético fue hecho público por el papa Juan Pablo II

Un ángel con una espada de fuego en la mano izquierda pide penitencia con una fuerte voz. Y ve al Papa con varios clérigos escalando una montaña y siendo asesinados por una lluvia de balas y flechas de soldados.

"Bajo los dos brazos de la cruz estaban dos ángeles. Cada uno con una jarra de cristal en las manos, recogiendo en ellos la sangre de los mártires", cita el texto.


¿Cuál es la opinión del Vaticano?

Según Benedicto XVI, las visiones descritas "significaron la movilización de las fuerzas del cambio en la dirección correcta. Pero no equivalen a la Biblia, un texto que describe una "revelación pública".

Se tata de "revelaciones privadas", cuyo propósito son "ayudar a vivir más plenamente" de acuerdo a las enseñanzas de Cristo Jesús.
 

Suscripción vía FeedBurner