29 jul. 2017

¿El Anticristo destruirá el 'Tercer Templo' de Jerusalén también en un 09 de Av?


profecías, anticristo, abominación, últimos tiempos, tercer templo, israel, mesías
Pixabay

El próximo lunes 31 de julio 2017 a las 6:00 p. m. hasta el 01 de agosto a las 6:00 p. m., según el calendario hebreo es el día del 09 de Av del año 5777. Se trata del ayuno bíblico del quinto mes mencionado por el profeta Zacarías en el capítulo 8 versículo 19.

Tisha b'Av o 9 de Av, es dentro del judaísmo la fecha más triste. ¿Por qué? Cuenta la tradición que en ésta misma fecha fueron destruidos ambos templos judíos, el Primer Templo construido por el Rey Salomón y el Segundo Templo construido por Herodes y destruido posteriormente por el emperador romano, Tito, en el año 70 d. C.

El 09 de Av es un punto de reflexión eterna para Israel se cree entre los sabios rabinos. Se cuenta que la primera vez que ocurrió algo trágico en esa fecha, fue cuando Dios les dijo que les prohibía la entrada a la Tierra Prometida, debido al mal reporte de los 12 espías de Israel. Lo que ocasionó que vagarán por cuarenta años en el desierto. Ese día quedó sellado para siempre.


La Construcción del Tercer Templo de Jerusalén

Pienso que es muy probable que los Judíos tarde o temprano inicien la construcción del Tercer Templo de Jerusalén, pero igualmente a su tiempo será destruido un 09 de Av. Así como ocurrió con sus dos predecesores.

El Tercer Templo no será una edificación que celebre a Dios o exalte su santísimo nombre -aunque ese sea su propósito- ¿Por qué digo esto? Porque el Soberano Dios de Israel no necesita un Templo hecho por manos humanas, Él siempre vio algo más superior y divino, nuestros propios cuerpos.

Hechos 17:24-25 (RVR1960) El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.

1 Corintios 3:16-17 (RVR1960) ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.

Dios no necesita de un Tercer Templo para sacrificios. Hebreos 9:23 confirma esto. "Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos".

Por eso obtuvimos un mejor sacrificio, uno santo y agradable para él, un mejor Cordero de Dios, y llevado acabo no por un Sumo Sacerdote sino un GRAN SUMO SACERDOTE.

Hebreos 7:26-28 (RVR1960) Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos; que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo. Porque la ley constituye sumos sacerdotes a débiles hombres; pero la palabra del juramento, posterior a la ley, al Hijo, hecho perfecto para siempre.

Juan 1:29 (RVR1960) El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

El Dios de Israel, nuestro Dios, debía enseñar a su pueblo a congregarse en un mismo sentir como un mismo pueblo para adorarle. No era porque necesitaba un Templo lleno de esplendor y gloria. Pero nos confundimos... Jamás se necesitó de una infraestructura soberbia como primera condición para llegar al Supremo. 


Nos costó entenderlo -no lo digo porque soy judío porque no lo soy, sino que como Israel fue primicia de las naciones- que no se trató jamás del cordero perfecto sino del corazón agradecido y genuino que buscaba ofrecerle lo mejor a él. No era el ritual era el corazón, pero fue necesario para poder educarnos.

Sin importar cuan santo fuese el Sumo Sacerdote y sus sacrificios de expiación fuesen aceptables. No eran suficientes para consolar el corazón de Dios a causa de nuestra desobediencia e hipocresía, testimonios carentes de toda integridad y humildad.

Jesús nos dijo que 'no quedaría piedra sobre piedra' refiriéndose al Templo de sus días. (Mateo 24:2) No entendimos con el primer templo y menos con el segundo.

Israel no entendió que no era la edificación lo importante, sino cada uno de los congregados quienes a una voz producida por una misma genuina intención de alabar al Soberano era lo suficiente. Por eso los grandes rabinos no entienden la profecía del Templo de Ezequiel. Él sólo quería y quiere hacernos entender a todos que nos necesitábamos unos a otros, todos estamos interconectados, que nos necesitamos, que somos parte de su mismo cuerpo unidos en la redención por medio del Mesías. (Mateo 18:20)

Por eso ocurrió lo que ocurrió.

Mateo 27:50-52 (RVR1960) Mas Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu. Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron; y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron;

El velo se rompe en dos, la cortina que separaba el lugar Santo del lugar Santísimo. Aquel lugar donde sólo una vez al año nadie más que el Sumo Sacerdote entraba ante la misma presencia de Dios manifestada en aquel pequeño lugar, se había acabado.

Efesios 2:13-15 (RVR1960) Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz,

No se trata de un 'lugar' como Jerusalén -aunque es importante en el cumplimiento de las profecías de los Últimos Tiempos- menos de una infraestructura como un Tercer Templo aunque sea dedicado para él.

Juan 4:21 Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre.

Nosotros somos el tabernáculo ambulante y el Templo fijo de Dios en la Tierra por la gracia arrolladora del Espíritu Santo, pero cuando tenemos comunión somos su Cuerpo.

El Templo de Dios debe ser cuerpo de su Cuerpo, sangre de su Sangre en la comunión entre los hermanos por medio de la fe. No es posible que un templo de Dios no busque su cuerpo. Sí fuese así tarde o temprano ese cuerpo carnal dejará de ser un sitio que agrade al Espíritu de Dios produciendo obras de la carne y perversión.

1 Pedro 2:4-6 (RVR1960) Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

Nosotros, nuestros cuerpos son las 'piedras vivas' que edifican el PRIMER, ÚNICO y ÚLTIMO Templo de Dios. Por eso Él reaccionó preguntando:

Isaías 66:1 (RVR1960) Jehová dijo así: El cielo es mi trono, y la tierra estrado de mis pies; ¿dónde está la casa que me habréis de edificar, y dónde el lugar de mi reposo?

Los únicos sacrificios que siempre valieron para el Santo fueron los sacrificios de alabanza, nuestras voluntades y corazones humillados ante su presencia, como dice el Salmo 51:17: "Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios".

Concluyo diciendo: no tiene sentido la construcción de un Tercer Templo para Dios en Jerusalén, pero ocurrirá. No habitará la presencia del Altísimo porque no será de su agrado, él no necesita más sacrificios. La Silla de Elías / o la del Mesías que se dejará instalada en el Tercer Templo será ocupada por el Anticristo. Él confundirá y traerá la abominación desoladora. En un 09 de Av -quizá- el hombre de iniquidad destruirá el Tercer Templo Judío.
 

Suscripción vía FeedBurner