7 dic. 2017

Rabinos: Donald Trump allana en Jerusalén el camino para el Tercer Templo


Donald Trump, Jerusalén Capital de Israel, Embajada, Tercer Templo, Profecías
Captura: Breaking Israel News

La proclamación épica del presidente Donald Trump el miércoles reconociendo a Jerusalén como la capital eterna del pueblo judío fue un gran paso para establecer el Tercer Templo, y traer la era mesiánica, dijo una serie de activistas judíos que trabajan para reconstruir el Templo Sagrado, señaló Breaking Israel News.

"Lo que hizo anoche fue un gran paso para traer el Templo", dijo Asaf Fried, el portavoz oficial del Movimiento del Templo Unido, una asociación de organizaciones que trabaja para hacer del Tercer Templo una realidad.

Agregó: "Esto necesariamente tenía que provenir de un no judío para incorporarlos al proceso, de modo que puedan participar en el Templo".

Fried comparó el papel de Trump con el de Ciro, el rey persa que puso fin al exilio babilónico y ayudó a construir el Segundo Templo Judío. Fried citó a Proverbios para enfatizar este punto.

Proverbios 21:1 (RVR1960) Como los repartimientos de las aguas, así está el corazón del rey en la mano de Jehová; a todo lo que quiere lo inclina.

"Ha habido avances increíbles hacia traer el Templo este año. Estaba claro que Trump era parte de ese proceso, guiado por Dios", declaró Fried.

Yakov Hayman, el presidente del Movimiento del Templo Unido, vio la declaración de Trump como parte de una progresión histórica unirse a una serie de cambios importantes en la historia moderna para Israel y el pueblo judío.

"1917 fue la Declaración de Balfour que estableció Israel para las naciones", dijo Hayman a BIN. "2017 fue la declaración de Trump".


Últimos Tiempos: Judíos y No Judíos Unidos

Dijo que ahora era solo cuestión de tiempo hasta que los no judíos hicieran una declaración similar reconociendo el Monte del Templo como el sitio de los templos judíos, pero señaló que para avanzar era necesario que los soldados de a pie en la causa tomaran los primeros pasos. "Cuando judíos y no judíos vayan en masa, el Templo es inevitable".


Hayman enfatizó que todas las etapas de este proceso requerían un esfuerzo multifacético, con judíos y no judíos desempeñando diferentes roles mientras avanzaban hacia una meta común.

"El pueblo de Israel está volviendo a sus raíces mientras que los no judíos del mundo se dan cuenta de la autenticidad de nuestro reclamo del Monte del Templo y nuestro derecho a construir un Templo judío como una Casa de oración para todas las naciones", explicó Hayman.

"Estos procesos son codependientes". Depende de los judíos, nuestras acciones, pero los no judíos son una parte esencial del proceso". "Nuestra tarea es actuar como sacerdotes para hacer que todo el mundo sea santo", dijo Hayman, citando Éxodo.

Éxodo 19:6 (RVR1960) Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel.

"Eso solo sucederá en un templo en Jerusalén", enfatizó. "El siguiente paso, el más importante, debe ser tomado por los judíos. Necesitamos comenzar a subir al Monte del Templo es un número masivo. Una vez que hacemos eso, el Templo es el próximo paso inevitable".

Señaló que la personalidad de Trump es especialmente adecuada para el papel del líder no judío que comienza el proceso mesiánico.

"Hay algo muy especial y sagrado en Trump", dijo Hayman. "A veces, parece tosco y no está conectado a la religión, pero cada vez que se dirige a la nación, habla de Dios. Anoche, dijo que su motivación para reconocer que Jerusalén era porque era lo correcto. Así es como debería hablar un líder guiado por Dios".

El rabino Hillel Weiss , portavoz del naciente Sanedrín, era cautelosamente optimista.

"Hace un año, el Sanedrín pidió a Trump que construyera el Templo como lo hizo Ciro hace 2,000 años", dijo el rabino Weiss a BIN. "Claramente se ha movido en esta dirección, pero aún hay un largo camino por recorrer y muchas trampas que podrían evitar que eso ocurra".

"Trump enfrenta enormes presiones políticas", señaló el rabino Weiss. "Las fronteras de Jerusalén todavía están abiertas a la negociación. El Monte del Templo aún no es un asunto resuelto y las Naciones Unidas están trabajando arduamente para tratar de convencer al mundo de que los judíos no tienen lugar allí. Si Trump tiene éxito, los judíos tienen que unirse en unidad para que se mantenga fuerte".
 

Suscripción vía FeedBurner