Recientes

¿Profeta y Profecía son los más importantes dones espirituales?

febrero 19, 2018


dones, espirituales, biblia, ministerio, profetas, profecía
Pixabay 

Un teólogo y respetado académico, Orlando Martins, explicó a Gospel Prime, la importancia del don de Profecía a la luz de la Biblia. 

Todos los dones son importantes y no hay don mejor o peor, pero entre el pueblo evangélico se habla mucho en el don de profecía, que aunque incomprendido por algunos y sobrevalorado por otros, es de suma importancia para el cuerpo de Cristo.

La palabra hebrea para designar "profeta" es "nabi", que es derivada de la raíz verbal nabal que significa anunciador, declarador y, por extensión, aquel que anuncia los mensajes de Dios, siendo esta iluminación generada súbitamente por el Espíritu Santo en la mente que ocurre a la profecía.

Sin embargo, este don no tiene autoridad divina para adoctrinar la vida de nadie y no sirve de dirección espiritual a una Iglesia, pues para esa misión se levantaron pastores y obreros. De acuerdo con el pastor Valdir Bicego de anhelada memoria explicando sobre el don de profecía: "No tiene función administrativa o gobernante en la iglesia".

Nunca debemos permitir que los pseudoprofetas quieran profetizar con la intención de gobernar la iglesia, sin embargo, por el hecho de que el don de profecía es muy importante, su práctica debe ser aceptada en los cultos. Según el apóstol Pablo, en una reunión debe haber profecías (1 Co 14.26), debiendo dos o tres profetas hablar y los otros juzgar los mensajes (1 Co 14.29), pues la iglesia es soberana. En la Iglesia primitiva, se puede observar la manifestación de ese don en el concilio de Jerusalén (Hch 15.32), entre los discípulos de Juan en Éfeso (Hch 19.6), en las hijas de Felipe, el evangelista (Hch 21.9), en la profecía de los discípulos de Felipe Pablo (At 21.7) y en la profecía de Ágabo (Hch 21.10-12).


Sin embargo, desgraciadamente, hay algunos excesos en especial en el ámbito del don de profecía, como por ejemplo, si el pastor está predicando la palabra y un profeta interrumpe el mensaje pastoral, gran parte de la Iglesia dará más credito a las palabras proféticas que las pastorales pero la principal profecía es la palabra: "Santifica en verdad, tu palabra es la verdad".

En otros lugares el culto no tiene predicación, sino sólo profecías y dones y para completar la lista, existen aquellos hermanos que en vez de asistir a una Iglesia, se quedan atrás de profetas y algunos de ellos acaban no recibiendo una profecía, pero, un charco frío.

En fin, debemos creer en los dones, incluso en el de profecía que es muy importante para el cuerpo de Cristo, sin embargo, este don debe ser encarado como una iluminación momentánea por parte del Espíritu Santo para transmitir mensajes de edificación exhortación y consuelo de parte de Dios con la intención de edificar a los miembros en un momento específico, sin embargo, la edificación permanente de un cristiano o de una Iglesia es la palabra de Dios.

Por lo tanto, debemos buscar el discernimiento espiritual para saber diferenciar entre lo verdadero y lo falso, la profecía de la profetada, la iluminación (Revelación) de la revelación, para que en todo Dios sea glorificado y sus siervos edificados. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario