Recientes

Recibí una 'falsa profecía' de una supuesta profeta

febrero 06, 2018


Profecías Falsas, Apologética, Apostasía, Mentiras, falsos profetas
Pixabay

Cuando el apóstol Pablo explica los desórdenes de las profecías y las lenguas en 1 Corintios 14, nos damos cuenta que estamos viviendo tiempos de falsos profetas y falsas profecías como nunca antes. Por ejemplo, una vez un grupo de amigos me llevo donde una hermana de la Iglesia, nos desvíamos del camino para ver una mujer supuestamente utilizada en profecía. La intención de ellos era que emitiera mi opinión, a través del discernimiento a través del Espíritu de la Palabra de Cristo Jesús, sí realmente se trataba de una profetisa, adivina o falsa profeta.

Existe una señal de Dios que respalda a los profetas. Cuando los falsos profetas profetizan sobre ellos, siempre erran. Eso lo vemos en varios casos en el libro del profeta Jeremías. Y yo he tenido la oportunidad de ver eso en muchas ocasiones. Y para gloria del Señor lo digo.

Desde antes de entrar a la casa, yo sabía dentro de mí que algo extraordinario viviríamos y que se trataría de una escuela para todos ellos. 

Entonces dije a uno de los que conocía casi toda nuestra agenda ministerial, que recordará nuestras misiones y actuales planes, y los compartieramos con todos los demás. Nos pusimos de acuerdo y sabíamos que todo estaba más que claro. Fue simple. No teniamos ningún plan ni misión o visita. Ya habíamos terminado todo.

Los que nos acompañaban no entendían nada de lo que yo trataba de demostrarles, pese a que ellos, ya habían tenido experiencias 'positivas' con aquella hermana usada en profecía.

Desde que nos vio entrar a su casa, se refirió a mí con las palabras: 'He aquí un verdadero siervo del Dios Altisímo'... Luego de hablar y guardar silencio de mi parte, mientras tenía la mirada de los demás sobre mis hombros... Ella me dijo, el siervo está discerniendo todo. Me agrada. Entonces, me dijo que el Señor tenía una Palabra Profética y de Ciencia para mí. 

"Usted tiene un viaje en dos días", una misión que ya estaba bien planificada. ¿Es cierto eso me preguntó? ¡SÍ! respondí.


Mientras todos atónitos, no podían creer mi respuesta.

Luego me dijo; Usted tiene un importante viaje con su compañero hacia el norte, ¿verdad? ¡SÍ! respondí.

La cara de los testigos que me acompañaban estaban sorprendidos. Sólo esperaban a qué horas le decía falsa profeta.

Pero comentaron después de todo, que lo que más les sorprendía es que la había expuesto de una manera tan sobrenatural, sólo respondiendo sí a todo. ¿Cómo podía seguir diciendo que sí, a las palabras de la supuesta profetisa, que obviamente, no eran ciertas? No lo sé, pero sabía que era lo correcto. Había un fin mayor.

Finalmente, después de otros dos tropiezos familiares en sus ciencias, faltaba la cereza del postre.

Levantó una oración de protección sobre mi amigo y yo. Pidió por nosotros con gran intensidad debido a una visión que tuvo en ese momento. Dijo que en su visión, miraba que moríamos en el viaje. Que escuchaba ambulancias. Que veía como los cordones de nuestros zapatos estaban amarrados. Estábamos muertos por un accidente automovilístico. Ella decretó y proclamó su bendición de profeta y combatió contra el espíritu de la muerte que tenía un atentado en contra de nosotros, etc. Y dijo que toda actividad satánica en nuestra contra había sido anulada. Que el Señor había cambiado nuestros tiempos.

Para ese momento, todos ya sabían que todo lo que dijera, por A o por B o por C; por dentro o por fuera; por Arriba o por Abajo, sería incorrecto. Y sabrían que aquella mujer sólo emitía falsas profecías.

En conclusión. Estimado hermano, ¡tenga cuidado!.

El amor de Dios y la Palabra de Cristo Jesús en  nosotros es suficiente cobertura para discernir en el conocimiento a cualquiera que profetiza o dice hacerlo en su nombre. No todo lo espiritual es divino, y no todo el que dice profeta lo es.

No busque agoreros, no persiga que le profeticen. Porque probablemente encontrará su perdición.



No hay comentarios:

Publicar un comentario