Recientes

¿Qué es la 'Basura Profética'?

sábado, septiembre 15, 2018


basura, profecías, falsas, vanidades, falsos, profetas, cristianismo, apologética
Pixabay

Basura, según RAE es una 'cosa que ensucia, cosa repugnante y/o despreciable'. Vanidad, es 'arrogancia, ilusión, palabra inútil e insustancial'.

La Basura Profética es vanidad

Jeremías profetizó: (14:14 LBLA)

Entonces el Señor me dijo: Mentira profetizan los profetas en mi nombre. Yo no los he enviado, ni les he dado órdenes, ni les he hablado; visión falsa, adivinación, vanidad y engaño de sus corazones ellos os profetizan.

Muchos cristianos son simples recipientes abarrotados de 'basura profética'. están llenos y satisfechos con escuchar y vivir mentiras, vanidades y engaño.

Estamos en una generación fascinada con la profecía pero no con la Doctrina Bíblica Cristocéntrica. Están empapados de revelaciones místicas, esotéricas y claves secretas de prosperidad económica y financiera.

Típica profecía basura:

"Has sido levantado como un José en tu familia, en tu trabajo... Un hombre llamado y escogido por Dios para prosperarte y trascender a tu generación en mi Palabra. Serás seguido por señales y milagros, y una de ellas será la Prosperidad. Todo lo que tocares prosperará. Pide lo que quieras, ora por otros y decreta bendición, porque yo te he ungido con una unción especial para quebrantar deudas, quiebra y enfermedad", así te dice el SEÑOR.

En mi experiencia, he encontrado más adivinos y falsos profetas que verdaderos hombres de Dios que profetizan en su nombre. Sí tuviese que poner un dato, diría sin duda alguna, que tan sólo el 10% de las personas que he conocido que afirman profetizar, tener el don y el oficio profético, es rarísimo.


¿Por qué los cristianos disfrutan recibir Basura Profética?

La respuesta es verdaderamente sencilla de responder. Dijo nuestro sabio adversario a Dios por Job (2:4-5 LBLA):

"Respondió Satanás al Señor, y dijo: ¡Piel por piel! Sí, todo lo que el hombre tiene dará por su vida. Sin embargo, extiende ahora tu mano y toca su hueso y su carne, verás si no te maldice en tu misma cara".

¡NADIE QUIERE recibir exhortación directa y pura de Dios!

Nadie quiere sufrir. Nadie quiere oír de un profeta que Dios le llevará por grande prueba en pocos días. Nadie quiere escuchar que Dios le habrá prestado a Satanás para quitarle el orgullo y la soberbia que hay en su corazón. No quieren escuchar que alguien le diga en la cara que está en pecado, etc.

Por lo general, los profetas de Dios emiten palabras personales agudas, personales e internas; y no son nada fáciles de recibir. Son duras y personales. Por lo que no hay espacio para felicitarnos y hablarnos de prosperidad. ¿Por qué? Porque la palabra profética es para exhortar, restaurar y consolar, no son para alegrar nuestra alma con vanidades, sino para que abramos nuestros sentidos espirituales y logremos reconocer cuales son esas insustanciales cosas que nos apartan de la verdad.

La Biblia nos enseña que es mejor afligir el alma para humillarse ante Dios y buscar, perseguir y adquirir la sabiduría.

Juan 6:60,66-68 (LBLA) Por eso muchos de sus discípulos, cuando oyeron esto, dijeron: Dura es esta declaración; ¿quién puede escucharla? [...] Como resultado de esto muchos de sus discípulos se apartaron y ya no andaban con El. Entonces Jesús dijo a los doce: ¿Acaso queréis vosotros iros también? Simón Pedro le respondió: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.

¿De qué tipo de palabra profética se está llenando tu vida?



No hay comentarios:

Publicar un comentario