Recientes

5 Razones por las que los Cristianos amamos tanto a Israel

martes, noviembre 20, 2018


amor, israel, amigos, profecías, biblia, jesús, cristianos
Pixabay

1. El Judío Jesús [Yeshúa]. El nombre de pila de Jesús es Yeshúa. Él nació en Israel, su vida fue en Israel. Él es el Mesías prometido de Israel y las naciones. Por eso amamos la tierra que vió y fue testigo de la aparición del Ungido de Dios. Además, las profecías dictan que el regresará a Israel, será su Rey y reinará al mundo desde ella. Amamos todo lo relacionado con el Hijo de Dios.

2. La Biblia. La fuente de las Sagradas Escrituras es Dios, el Dios de Israel. Todo comenzó por la fe de un hombre hebreo y trascendió a sus generaciones y generaciones, hasta hablarnos por medio de santos hombres de Dios llenos de la inspiración del Espíritu Santo: Adán, Noé, Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, Josué, Isaías... Todo ocurrió en torno a la tierra prometida para su pueblo. La Palabra de Dios fue entregada a su pueblo y por las promesas llegamos a Cristo Jesús. Amamos la Biblia, amamos el Antiguo Testamento.

3. Las Promesas de Dios. Todos los discípulos de Cristo tenemos presentes en nuestra vida las promesas bíblicas. Por ejemplo, Génesis 12:3 (RVR1960)

"Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra".


Ningún cristiano claramente entendido en las profecías bíblicas podría maldecir a Israel, o creer en la teología del reemplazo. La Iglesia nunca fue ni será la nueva Israel, eso es antibíblico, es anti Dios. Nosotros sabemos que Dios tiene grandes promesas para Israel como para la Iglesia, diferentes pero hechos un sólo pueblo por el amor y la pasión del Mesías.

4. Jerusalén. Jesús murió en Jerusalén, resucitó y volverá para reinar desde la Ciudad de Dios, en la tierra prometida de Dios. Amamos la historia tan rica que encontramos en Jerusalén, y cuando indagamos en los misterios proféticos bíblicos de Dios y los últimos tiempos. Por ello oramos por la paz de Jerusalén, para que pronto en la casa de Dios halla seguridad y calma dentro de sus muros, como lo hemos aprendido del Salmo 112:6-8.

5. Los Buenos Pastores. Mientras muchos sabios judíos por generaciones han satanizado a nuestros pastores, hoy en día muchos de esos rabinos se están dando cuenta que no es del todo cierto; y han comenzado a darse cuenta que Hitler y los verdaderos cristianos realmente no tenían ninguna relación. Los buenos pastores y maestros de la Biblia que hemos tenido nos han enseñado desde la escuela dominical infantil, los púlpitos, oficinas, seminarios y conferencias, entre otras que debemos ser agradecidos con Dios por haber utilizado a Israel para recibir su palabra. Por ello, amamos a Israel  oramos por los israelíes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario