Recientes

'Jesús los ama' fueron las últimas palabras del misionero que murió a flechazos

viernes, noviembre 23, 2018


john chau, misionero, muerto, flechas, tribu, remota, testimonio, cristianismo
Captura: johnachau | Instagram

John Allen Chau (27), un misionero originario de Alabama, fue asesinado por una tribu remota cuando intentando darles el Evangelio en la isla en la Bahía de Bengala, según los pescadores que lo llevaron al misionero hasta la isla, la tribu lo mató en la playa y allí abandonaron su cuerpo, indicó BBC.

Chau dirigió viajes misioneros de corto plazo para jóvenes de la Universidad Oral Roberts en Oklahoma, su alma mater. Pasó al menos parte del año viviendo en una cabina remota en el Área Recreativa Nacional de Whiskeytown en California, según The Post. En su biografía, dijo que era un seguidor del grupo cristiano "The Way", así como un técnico y explorador de emergencias en el área de emergencias médicas.

Dios le había dado a Chau una carga para las Islas Andaman y Nicobar, específicamente la Isla Sentinel del Norte, hogar de los Sentineleses, un grupo de cazadores-recolectores pre-neolítico aislado del mundo exterior. La isla es considerada una nación soberana según la ley india, que prohíbe viajar allí, inclusive existe una pena de tres años de cárcel por toma fotografías o hacer vídeos de los aborígenes de Andaman.

Neil MacLeod, su amigo y misionero local se encontró con Chau en un vuelo transatlántico donde le dijo que sentía que era su llamado llegar a la tribu. "Tenía un sentido muy claro de que quería llevar la palabra de Dios a esas personas no alcanzadas", dijo a The Sun.

La tribu de los sentineleses está conformada por 50 a 150 miembros, y gozan de una larga historia de interacciones hostiles con el mundo exterior.

God Reports señaló tanto como International Christian Concern Persecution Org que Chau era un misionero estadounidense que fue advertido de los peligros, pero siguió su llamado en obediencia a la Gran Comisión. Sin embargo, algunos medios locales afirmaron que probablemente no haya sido un misionero cristiano sino tan sólo un aventurero de riesgo.

La familia de Clau ha perdonado a quienes dieron su muerte, indicó el Clarín, mientras realizan esfuerzos por recuperar aún su cuerpo. Los funcionarios indios han intentado localizar el cuerpo utilizando un helicóptero, pero han declarado que no aterrizarán debido a la probabilidad de una respuesta violenta de los isleños.


La autoridad policial local del archipiélago relató que Chau habría ofrecido $ 350.00 a 4-7 pescadores locales para que lo llevarán a la zona restringida, lugar que había visitado en más de cuatro ocasiones. Por lo que todos los pescadores han sido detenidos por violar la regulación de protección a las tribus aborígenes, y se les considera co-responsables de haber aceptado soborno y causar la muerte de Chau. No obstante, la familia ha solicitado que los pescadores sean liberados.

Desde el 27 de octubre al 04 de noviembre, Chau estuvo acercándose al área, pagó a los pescadores que lo llevaron a Port Blair hasta dentro de una media milla de la isla, y luego continuó solo a través de kayak para llegar a la orilla.

Antes de remar en su kayak, Chau le dio a los pescadores una larga nota, diciendo que "Jesús le había dado la fuerza para ir a los lugares más peligrosos de la Tierra". Los pescadores dijeron que los miembros de la tribu lanzaron flechas a Chau y que inicialmente se retiró.

"Los hombres, de aproximadamente 5 pies y 5 pulgadas de alto, con pasta amarilla en la cara, reaccionaron enojados cuando intentaba hablarles su idioma y cantarles canciones de adoración", escribió, según Washington Post. "Me gritó: 'Me llamo Juan, te amo y Jesús te ama'", escribió en su diario. Uno de los miembros de la tribu más joven le disparó con una flecha, que perforó su Biblia impermeable. "Ustedes podrían pensar que estoy loco por todo esto, pero creo que vale la pena declarar a Jesús a estas personas", declaró en su nota final a su familia el 16 de noviembre. "Dios, no quiero morir", escribió.

Después de su primer intento fallido, se retiró, luego intentó varias veces más llegar a la isla en los próximos dos días, dijo la policía, ofreciendo regalos como un balón de fútbol pequeño, una línea de pesca y unas tijeras. Pero las cosas se volvieron mortales en su último intento.

“Fue atacado por flechas pero siguió caminando. Los pescadores vieron a las tribus atar una cuerda alrededor de su cuello y arrastrar su cuerpo. "Ellos (los pescadores) se asustaron y huyeron, pero regresaron a la mañana siguiente para encontrar su cuerpo en la orilla del mar", dijo una fuente a AFP.

Los pescadores reportaron su muerte a un predicador amigo local, quien llamó a su familia. Y ellos dieron la información a la Embajada de los Estados Unidos en Nueva Delhi.

El gobierno de India no puede presentar cargos contra los isleños sentineleses después de su declaración como nación soberana por parte del estado indio. Chau violó la ley india, que establece que cualquier pasaje dentro de las tres millas de la isla es ilegal, según el New York Times.



No hay comentarios:

Publicar un comentario