Recientes

Cuidado con las 'técnicas de sugestión' para ministrar el Espíritu Santo

domingo, diciembre 02, 2018


dios, espíritu santo, movimiento, imposición de manos, biblia, técnicas
Pixabay

No hay cosa más incómoda que ser ministrado por alguien que utiliza 'técnicas de sugestión'.

Según Google, la 'Sugestión' es la influencia que algo o alguien provoca sobre la manera de pensar o de actuar de una persona, que anula su voluntad y la lleva a obrar de una forma determinada.

Como ocurre frecuentemente en las imposiciones de manos.

Son incontables las veces que he visto a personas empujando a otros, y de remate cuando los servidores se les unen halando hacia atrás.

1 Timoteo 5:22 No impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos. Consérvate puro. RVR1960

Ya sea pasión o por excitación ningún ministro debería empujar a otro.

Deberíamos tener clase a la hora de ministrar el Espíritu Sano.

Debemos orar de manera que a través de la fe hagamos con temor reverente y prudencia todo lo que el Señor nos pide hacer. Sólo somos vasos, somos sus instrumentos. No tenemos que olvidar que la unción en la que estamos sumergidos no es nuestra. Ministramos bajo, en, por y su nombre.

Hay de todo tipo de técnicas que permiten la duda, el cuestionamiento de la fe y hasta del ministro, y esto no es sano en ninguno de sus términos.

Cuando la presencia y el poder de Dios están presentes no necesitamos empujar a alguien.

Sí quiere imponer las manos con santidad, mi recomendación es que basta con poner un dedo sobre el hombro, sobre la frente o sobre la coronía de la cabeza para que al tacto se desate la potencia de la gloria de Dios. Dicho sea de paso, en los casos que se permite hacer.


Como ministros del Señor debemos dar buen testimonio a la hora de imponer manos. Tenemos que permitir al Señor su manifestación y no la nuestra. Debemos cuidar la fe del que será ministrado.

¿Por qué dar origen al pecado? Ni tú ni yo necesitamos sugestionar a otros para que Dios se manifieste. Por ello vienen los que dudan y hasta satanizan las imposiciones de manos.

He visto y escuchado algo de todo al respecto. Estuve presente en un evento donde el predicador se atrevió a decir:

"Usted debe hacer lo que yo hago para que le de libertad al Espíritu Santo. En lo que usted lo hace el Espíritu Santo le bautizará o lo llenará. El fuego de Dios vendrá sobre usted... Sí me rio a carcajadas usted hará lo mismo. Sí bailo o danzo usted hará lo mismo. Sí grito usted hará lo mismo. Sí corro usted hará lo mismo. Sí canto usted hará lo mismo. Sí hablo jerigonzas usted hará lo mismo... entonces, tras obedecer el Espíritu Santo vendrá sobre usted con fuego".

¡Que descaro!

No apruebo este tipo y ninguna técnica de sugestión.

Yo he sido testigo de glorias muy poderosas en las que ni siquiera imponer las manos ha sido necesario para que sucedan las cosas más bellas, sobrenaturales y espontáneas maravillas de Dios.

Sí eres un ministro y las usas en alguna expresión, ¡detente!.

Sí no tienes la fe suficiente para ministrar milagros y maravillas no uses sugestión. Dejemos que el Señor haga lo que bien le parezca. No limitemos la gloria de Dios creando un escenario para que suceda lo que para nosotros sería la supuesta manifestación de la gloria de Dios.

El Espíritu Santo de Dios no necesita ese tipo de ayudas. ¡Ten cuidado!


1 Pedro 4:10 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. RVR1960



No hay comentarios:

Publicar un comentario