Recientes

Cada vez más Cristianos pagan a Profetas para que les profeticen

lunes, julio 01, 2019


profetas, falsos, apostasía, satanismo, adivinación, dinero, pagar, profecías
Pixabay

Las palabras proféticas son poderosas, y las verdaderas palabras proféticas deberían producir resultados. La gente quiere escuchar desesperadamente del Espíritu del Señor, pero ¿a qué espíritu estaremos invitando cuando pagamos a un profeta cuando damos dinero por una palabra profética? ¿Estamos abriendo las puertas a lo demoníaco pagando una palabra supuestamente profética? Yo creo que sí, a un espíritu de adivinación seducido por el error humano o una ambición financiera. 

Hace unos años me invitaron a compartir el Evangelio de Cristo en un hogar católico. Sin embargo, las personas estaban abiertas al Evangelio, y no a la religión. Uno de los familiares me había escuchado en la iglesia de una amiga, y al final del servicio me dijo que nunca había escuchado la Palabra de Dios con esa intensidad. Él había sido impactado por el Espíritu de Dios y quería que fuese a su casa para compartir un mensaje bíblico dada la difícil situación que afrontaban.

Acordamos una cita, y llegué con otro consiervo. Esa noche, teníamos a un pueblo complejo, de diferentes estatutos sociales, sexos, credos y prejuicios.

Comenzamos presentándonos y así el Espíritu Santo fue preparando poco a poco todo. Se rompieron las paredes de hielo y empezamos a compartir las palabras de Cristo Jesús.

De repente, ya no era sólo la familia sino casi toda la cuadra. Habían invitado a los vecinos y fue una noche maravillosa. El Señor fue glorificado y exaltado.

Predicamos mi amigo y yo. Hubo espacio para mucho, casi una vigilia. Y oramos por todos los que el Señor permitió. Adoramos al Único y Verdadero Dios  Padre. Hubo abundancia de revelación, ciencia y profecía. Realmente fue una noche riquísima, fue un privilegio la gloria divina con nosotros.

No obstante, durante todo ese tiempo, un hombre parecía estar preocupado. Parecía disfrutarlo tanto pero a la vez no. Pensé que quizá era escéptico, pero demostraba lo opuesto. Había algo más...

Después de casi cinco horas, y ya entrada la noche nos despedimos. Él se ofreció a llevarnos hasta la puerta de nuestras casas. Cuando íbamos en el carro, pregunté por qué estaba tan preocupado. Dijo que antes pasaría por el cajero automático pero que necesitaba saber: "¿Cuánto nos debía?".

Mi compañero y yo quedamos helados... no esperábamos eso, pero pronto entendimos el por qué de su frustración. Era un hombre adinerado y siempre se habían aprovechado de él. Pagó a muchos para recibir mensajes, oraciones, ministraciones y profecía. De hecho, nos contó que estaba ajustado de efectivo porque había invertido mucho en el negocio dado que se había cambiado de domicilio. Que la última vez había pagado a un supuesto profeta y había quedado decepcionado, pero que había pagado alrededor de $ 500.00 por una hora, y eso que era el suplente.

Ahora, había disfrutado una de sus mejores noches de gloria, recibido tanto, habían ministrado a casi toda la familia, casi todos se habían reconciliado y había testimonio de milagros, señales y maravillas.  Mientras más disfrutaba y miraba el Evangelio delante de sus ojos, sólo se hacía la misma pregunta dentro de sí: "¿Cuánto me va a costar esto?".

Él sabía que toda la familia estaba en una situación difícil, pero a excepción de él, era el único que podía hacerse cargo de la cuantiosa cuota que podrían tener el evangelista y el profeta que habían llegado.

Nos preguntó directamente: "¿Me aceptarían como ofrenda $ 1,000?" -  ¡No tengo más!... Esto ocurrió hace una década aproximadamente. Pero ahora las condiciones y tiempos son desvergonzadamente superiores.


Cuenta la profetisa Kathy DeGraw en Charisma News que La Biblia nos instruye a ser honorables ante un profeta.

"El que recibe a un profeta en nombre de un profeta, recibirá la recompensa de un profeta. Y el que recibe a un justo en nombre de un justo, recibirá la recompensa de un justo" (Mateo 10:41).

Por todos los medios, debemos dar ofrendas de amor y apoyo financiero a un profeta. Dios ama al que da con alegría. "Dejemos que cada hombre dé según los propósitos en su corazón, no a regañadientes o por necesidad, porque Dios ama al que da con alegría". (2 Cor. 9:7).

Sin embargo, también dice, no a regañadientes o por necesidad. Debemos desear dar a un profeta porque nos han bendecido. Por lo general, dar a un profeta después de un tiempo de ministerio, durante una ofrenda de amor, en las siguientes semanas después del ministerio o para una necesidad especial.

Pero, he visto innumerables sitios web que dicen enviar una oferta de amor de $ 25 o $ 50 por una palabra profética. También he visto iglesias que dicen que hay que registrarse para una palabra profética en este momento con esta persona. Luego cruzamos las fronteras de la adivinación y esperamos que un profeta o una persona profética que opera en los dones del Espíritu nos pueda dar una palabra profética.

La mayoría de las personas que operan en los dones del Espíritu, y específicamente en el don de la profecía, no pueden activar su profética en un momento dado. Si los profetas solicitan dinero para una palabra profética, ¿cómo se puede confiar en la pureza y la integridad del ministerio y la palabra? No sabes lo que hicieron una hora antes de que grabaran tu palabra y te la enviaran. Honestamente, usted no sabe si tienen una palabra general que envían a todos sus clientes "pagadores".

No hay diferencia entre pagar por un adivino y pagar por una palabra profética. No deberíamos haber asignado tiempos y cantidades para dar una palabra. Recuerdo una vez que fui invitado a otro país para ministrar. El anfitrión de la conferencia había establecido horarios para que los ministros se sentaran en las mesas, y la gente de la conferencia podía formar una fila en su mesa y recibir una palabra. Como ministro, me asignaron para estar en una de estas mesas. No me presenté para el tiempo profético. No participaría, y oí que mi mesa tenía una fila de personas que esperaban y preguntaban por mí. Sin embargo, ese tipo de ministerio profético no proviene de la unción del Espíritu Santo y no es mantener la profecía pura.

Cuando las personas se acercan y me piden una palabra, yo les digo: "Puedes obtener todas las palabras que quieras, solo abre la Biblia y léela. Está llena de palabras para ti". Nos preguntamos por qué las iglesias no abrazan lo profético y el evangelismo callejero es tan difícil. Hay mucho contenido profético falso y insípido por ahí, y los cristianos no lo usan puramente porque las personas tienen dudas y han dejado de estar abiertos a lo profético.

Necesitamos probar a los espíritus, y lo que los cristianos no saben es que pagar por la profecía puede invitar a un espíritu de adivinación a operar. Podemos aprovechar un espíritu falso tal como lo hicieron en la Biblia. No sabemos las luchas que están experimentando los profetas, cuánto están orando antes de enviarte o darte esa palabra pagada o qué más está sucediendo en su vida para distorsionar su discernimiento.

Lo más importante es que no es puro y ni correcto vender una palabra profética y enmascararla como "danos una ofrenda de amor, y te enviaremos una palabra". Si queremos liberar lo profético, debemos limpiar lo profético. Si queremos ser proféticos, debemos honrar a los proféticos. ¿Dónde necesitas cambiar tu forma de pensar hoy para ser parte de la generación que quiere venir y producir la profecía pura?



No hay comentarios:

Publicar un comentario