sábado, febrero 09, 2019

¿Todos los Profetas provienen de la tribu de Isacar?

profetas, isacar, tribu, israel, profecías, dios, jehová, misterios, últimos tiempos
Pixabay

Muchos rabinos, en especial cabalísticos, creen que los profetas provienen de la tribu de Isacar, según lo escrito en 1 Crónicas 12:32 (RVR1960):

De los hijos de Isacar, doscientos principales, entendidos en los tiempos, y que sabían lo que Israel debía hacer, cuyo dicho seguían todos sus hermanos.

"Entendidos en los tiempos"... Estudiosos bíblicos y judíos sugieren que esa referencia indicaba eran eminentes en conocimientos astronómicos. Y dicha mención era destacar la superioridad de su inteligencia e instrucción.

El judío Nostradamus es el profeta más famoso de todos los tiempos, según el mundo, y según varios expertos él era de la tribu de Isacar.

Eso que todos los profetas tienen algún vínculo con la tribu de Isacar no tiene asidero bíblico. Por ejemplo, Samuel el profeta era originario de la tribu de Leví; Jeremías el profeta pertenecía a la tribu de Benjamín; Daniel de la tribu de Leví; el Rey David de la tribu de Judá, etc.


Después de todo, algunos eruditos judíos no han logrado responder por qué, dónde, quién o qué depende el profetismo de Israel, y han aceptado la mística de algunos de sus sabios para consolarse ante semejante pregunta: ¿Quién es un Profeta?

Enlace Judío consignó un viejo relato jasídico acerca de un gran rabino profeta muy sabio y acostumbrado a vivir en la presencia de Dios. Se rumoraba entre sus discípulos que a veces desaparecía por horas, y se decía que subía al cielo a estar en la presencia del Eterno. Un día uno de sus discípulos decidió espiarlo y resolver el misterio. Estuvo tan atento y lo vio salir de casa, disfrazado de hombre del campo. Llegó hasta las afueras del pueblo, justo donde vivía una mujer a solas. No tenía esposo ni hijos y era muy pobre. El rabino sacó un hacha y cortó madera durante horas. Al final, llevó cada trozo de madera hasta la puerta de la casa de la mujer y se la obsequió. Y, así emprendió su regreso a casa. Los demás discípulos se acercaron a su cosiervo y le preguntaron: ¿Es cierto sube al cielo? - El conmovido discípulo contestó: “No. Sube mucho más allá del cielo”.

Los rabinos han concluido que el verdadero mensaje de los Profetas trasciende en su capacidad de transformar a otros.

0 comentarios