martes, abril 23, 2019

La Herejía Preferida de muchos creyentes para NO CONGREGARSE en una IGLESIA

iglesia, herejías, apologética, apostasía, templo, biblia, malinterpretación
Pixabay

Saulo cayó al suelo y oyó una voz que le decía: —¡Saulo, Saulo! ¿Por qué me persigues? —¿Quién eres, señor? —preguntó Saulo. —Yo soy Jesús, ¡a quien tú persigues! —contestó la voz —. (Hechos 9:4-5 NTV)

Hoy estaba meditando en la importancia del congregarnos. Las palabras de Jesús según Hechos 9:4-5, y luego en Hechos 8:3 donde afirma que el rabino Saulo de Tarso perseguía a la Iglesia.

¿Por qué sí Saulo perseguía a la Iglesia, Jesús dio la cara por ella?

Muchos —y me incluyo— por un tiempo vagamos en aguas sucias, sumergidos en el amargo y destructivo rechazo a la Iglesia institucionalizada. Satanás sabe como aprovecharse de nosotros para tergiversar el Espíritu de las Escrituras y la utilicemos para justificar nuestras desviaciones acerca de y lo qué es la Iglesia, y negar a la institucionalizada como parte de la misma. Finalmente, logrando separarnos del Cuerpo de Cristo y entregándonos a la soberbia, al pecado.

La Iglesia son los congregados en el nombre de Cristo bajo la común fe. Todos necesitamos congregarnos, y cuando no lo hacemos por la razón que sea podríamos estar enfermando o estar gravemente heridos.

No es normal que alguien ame sólo su cara y aborrezca su cuerpo. Así como que no tolera un ojo y quiere sacarlo de su ser. ¡No tiene sentido! De la misma manera, no puede un creyente decir que ama al Mesías Jesús y rechazar la Iglesia.

Esto te escribo, aunque tengo la esperanza de ir pronto a verte, para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad. (1 Timoteo 3:14-15 RV60)

La Iglesia del Dios viviente es columna y baluarte de la verdad. ¿Cómo puede un creyente caminar sin iglesia?

Una de las herejías actuales más destructivas es la de creer que 'Un sólo creyente es Iglesia':


"Yo soy la iglesia, no son las paredes... No necesito de una Iglesia para encontrar o adorar a Dios... Tengo mayor comunión con el Señor cuando lo hago en mi casa que cuando voy a la Iglesia... No me hace falta la Iglesia tengo una comunión personal y disciplinada con Dios... Amo a Cristo pero no quiero saber de Iglesias".

¡Satánico, Diabólico y Animal! ¡Todo es mentira! La Biblia no dice eso.

Y no dejemos de congregarnos, como lo hacen algunos, sino animémonos unos a otros, sobre todo ahora que el día de su regreso se acerca. (Hebreos 10:25 NTV)

Pues donde se reúnen dos o tres en mi nombre, yo estoy allí entre ellos. (Mateo 18:20 NTV)

Alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos. (Hechos 2:47 RV60)

Primero, oigo que hay divisiones entre ustedes cuando se reúnen como iglesia y, hasta cierto punto, lo creo. (1 Corintios 11:18 NTV)


Jesús ama la Iglesia: Los congregados son Iglesia, la Iglesia es su Cuerpo y Él es su Cabeza

Es antibíblico y espiritualmente enfermizo rechazar la Iglesia. En otras palabras, rechazar el congregarse con otros es rechazar la Iglesia, es rechazar el Cuerpo de Cristo, es rechazar a Cristo.

Sí usted no ama la Iglesia, no quiere congregarse, usted no ama en verdad a Cristo.

No tenemos duda. Quienes no participan de los congregados, de la Iglesia, han entristecido al Espíritu Santo. Ellos no participan realmente del Mesías Jesús. Sí rechaza congregarse con otros está rechazando a Cristo. Necesitamos la Iglesia para crecer sanamente y como es debido en Cristo.

Sométanse pues a Cristo, sométase a la Iglesia. ¡Comience hoy a congregarse!

No hay tal cosa de un individuo siendo Iglesia, Somos Iglesia los Congregados en el nombre de Jesús.

O aceptas a Cristo Jesús de forma total o no lo aceptas. No puedes aceptar la Biblia, al Espíritu Santo y sólo a Cristo y no su Iglesia. Lo recibes y aceptas a su manera o no tienes nada.

El Señor siempre saldrá en defensa de su Cuerpo, de su Iglesia, su esposa. ¿Por qué? Según las Escrituras Cristo y la Iglesia son lo mismo, ama a su Iglesia y dio todo por ella:

Porque el marido es la cabeza de su esposa como Cristo es cabeza de la iglesia. Él es el Salvador de su cuerpo, que es la iglesia. Así como la iglesia se somete a Cristo, de igual manera la esposa debe someterse en todo a su marido. Para los maridos, eso significa: ame cada uno a su esposa tal como Cristo amó a la iglesia. Él entregó su vida por ella. (Efesios 5:23-25 NTV)

0 comentarios