miércoles, octubre 09, 2019

Pastor: 'Yo nunca oro por personas enfermas, y veo reales milagros y sanidades'

oración, enfermedad, sanidad, milagros, curaciones, jesús, poder, dios
Imagen de agnesliinnea en Pixabay

FLORIDA, EE. UU. - ¿Qué piensas ahora mismo desde que leíste el titular? Un pastor asegura que nunca ora por personas enfermas, así nombró Charisma News un reciente e interesante artículo que consignó el nombre del pastor Jim Kibler, quien dice que, en lugar de orar por personas enfermas, habla directamente sobre la enfermedad o el cuerpo. Él dice que la razón es que Jesús nunca oró por los enfermos; Él solo los curó.

En el podcast "Recibiendo de Dios" [Receiving From God] en Charisma Podcast Network, Kibler continúa compartiendo cómo, a través de él, Dios curó la espalda de alguien y restauró la vista de una mujer, todo sin oración. Y es allí donde surge otro tema: "¿Cómo hago que las personas se curen sin orar por ellos?".

Hacer que la gente sana se cure es realmente muy fácil de hacer. He estado involucrado en la curación de miles de personas. Muchos fueron sanados y estaban tan cerca de la muerte que se quedaron sin aliento. Tumores cerebrales, cáncer, enfermedades cardíacas, todas las enfermedades y enfermedades que se te ocurran. Kibler explica que nunca rezó por ninguno de ellos, ¿cómo es posible?


"Mi iglesia es una de las pocas iglesias en el país, no es la única, pero es una de las pocas iglesias en el país donde entra alguien, está enferma y se cura", dice Kibler. "Sabes, una vez que ves un milagro que ocurre frente a ti, uno de estos milagros tipo kaboom, te digo qué: tu vida nunca es la misma porque en ese momento no tienes que creer eso Dios existe", dice Kibler. "No tienes que tratar de creer, tratar de tener fe en Dios; sabes que Él existe. Lo sabes".

Kibler el pastor de la iglesia Life Church de Melbourne, que afirma no orar por los enfermos sino de dirigirse directamente contra la enfermedad, explica en el credo que la SANACIÓN DIVINA, fue enseñada por Jesús y él sanó a TODOS los que estaban enfermos. Dios ama a las personas enfermas y nosotros también, pero Dios no quiere que nadie se enferme y nosotros tampoco. La curación de los males físicos del cuerpo humano es forjada por el poder de Dios a través de la oración de fe y la imposición de manos. Está previsto en la expiación de Cristo, y es el privilegio de cada miembro de la Iglesia hoy (Santiago 5:14,15; Marcos 16:18; Isaías 53:4,5; Mateo 8:17; 1 Pedro 2:24). Oramos por los enfermos durante cada servicio. Y añade: "También creemos en ir al médico si está enfermo o lastimado. Los médicos y las enfermeras son un regalo de Dios. Toma la medicina y haz lo que te digan mientras siempre dependas de Dios para que realmente te sane".

0 Comments