miércoles, octubre 09, 2019

La Toxicidad Profética en las Iglesias de Hoy

profetas, profecías, verdad, apostasía, dios, espíritu, pecado
Imagen de Ralf Vetterle en Pixabay

EE. UU. - La mayoría de enseñanzas y vídeos en Facebook e Internet suelen instar e influenciar proféticamente negativamente. Autores descalificados que se apresuran a promover ministerios ilegítimos, quienes terminan culpando a los pastores.

Hay un nivel de toxicidad con respecto a lo profético en las iglesias de hoy que debe abordarse si esperamos escuchar la voz de Dios y avanzar con claridad y poder en estos últimos tiempos.

Muchas de esas personas autoras y proféticas de Facebook y otras comunidades sociales con la esperanza de desarrollar influencia, suelen tener un problema en común, su autoridad nace de una disfunción profunda y puede conducir a las personas a esa misma espiritualidad disfuncional y no autorizada.

Argumentan que reciben su autoridad y su autorización de Dios directamente. Este argumento cansado es evidencia de resistencia a responder legítimamente a personas de carne y hueso a quienes Dios nos ha llamado a servir y honrar. No tenemos la opción de rechazar la autoridad humana mientras, al mismo tiempo, intentamos establecernos como una autoridad. Es pura tontería, argumentó el maestro bíblico John Burton según Charisma News.

La profecía es crítica en la iglesia hoy

No podemos continuar sin una profecía pura, potente y madura que llene nuestras iglesias cada semana. La falta de la voz rhema de Dios es reveladora, ya que las iglesias recurren cada vez más a trucos mentales sociológicos en lugar de avanzar de acuerdo con la revelación sobrenatural.


Se ha vuelto bastante raro ver un cuerpo que es saludable y fuerte en lo profético, ya que las personas están debidamente equipadas y liberadas para comunicar oráculos desde el cielo. La fe es epidémicamente baja ya que millones de cristianos no tienen idea de cómo suena la voz de Dios. "Entonces, la fe viene por oír y oír por la palabra de Dios" (Rom. 10:17).

La palabra "Palabra" en el verso anterior se traduce como rhema. Esta es la palabra "ahora" de Dios, la revelación ya sea una palabra profética o las palabras de las Escrituras saltando de las páginas. Cuando este mensaje activo, preciso y oportuno de Dios atraviesa a un pueblo, la fe se dispara.

Una cultura profética fuerte no solo le da a un cuerpo de iglesia local la capacidad de avanzar en la dirección que Dios ha determinado, sino que todos los involucrados están muy interesados ​​en escuchar a Dios hablar. Los mensajes proféticos verdaderos no se detienen en los oídos o la mente, sino que examinan nuestros espíritus e impactan nuestras emociones como ningún otro mensaje puede hacerlo. Cuando esto sucede, la fe aumenta y respondemos en unidad, poder y alegría.

Lamentablemente, la mayoría de las iglesias no podrían describirse como iglesias proféticas. Hay razones para esto. La culpa recae tanto en el pastor como en la gente. Necesitamos emprender la búsqueda del Espíritu de Verdad, el Espíritu de Dios, el Espíritu de Cristo Jesús.

Ya no estamos detrás del Espíritu Profético de Cristo. Nos hemos inclinado más al temor que a la expectativa de las manifestaciones poderosamente sobrenaturales de nuestro Dios, porque no le queremos conocer así.

0 comentarios