lunes, noviembre 25, 2019

La Biblia gana otra vez: 'Científicos admiten que las serpientes una vez tuvieron patas'

serpiente, eva, biblia, ciencia, patas, misterios
Pixabay

ARGENTINA. - Un equipo de paleontólogos encontró restos de fósiles de serpientes con patas, comprobando lo que relata el libro de Génesis, consignó Breaking Israel News.

El informe publicado en la revista Science Advances estima que los fósiles encontrados en la provincia de Río Negro, Patagonia en 2013. Se cree que el fósil tiene 95 millones de años. El nuevo descubrimiento se denominó apropiadamente Najash Rionegrina. El término najash se basa en la palabra hebrea נחש (nachash, serpiente).

Los científicos basaron su teoría en fragmentos de un cráneo casi completo que indicaban que eran muy similares a los lagartos. Su anatomía compartida llevó a los científicos a concluir que las serpientes evolucionaron de lagartos. Las teorías anteriores sostenían que las serpientes evolucionaron a partir de pequeñas lagartijas excavadoras parecidas a gusanos con cuatro patas. No se encontraron fósiles que corroboraran esta teoría.

Una teoría sugirió que los fósiles de dos patas representaban una etapa temporal en la cual las serpientes pasaban de cuatro patas a ninguna, pero los investigadores concluyeron que la etapa de dos patas duró decenas de millones de años.

Aunque algunos lagartos no tienen patas, el nuevo descubrimiento es un cráneo con una boca grande y dientes afilados que es completamente diferente al de los lagartos. El cráneo también tenía articulaciones móviles para la mandíbula, al igual que las serpientes modernas. Los najash probablemente se alimentaban de presas grandes y tenían un tamaño similar al de los lagartos de cabeza grande y cuerpo moderno como el dragón de Komodo.

“Las serpientes son famosas sin patas, pero también lo son muchos lagartos. Lo que realmente distingue a las serpientes es su cráneo altamente móvil, que les permite tragar grandes presas", dijo a The Daily Mail el Dr. Alessandro Palci, de la Universidad de Flinders en Australia. "Durante mucho tiempo, nos ha faltado información detallada sobre la transición del cráneo relativamente rígido de un lagarto al cráneo súper flexible de las serpientes".

Los investigadores dicen que Najash tiene el cráneo más completo y tridimensionalmente preservado de cualquier serpiente antigua jamás encontrada.

“Tiene algunas, pero no todas las articulaciones flexibles que se encuentran en el cráneo de las serpientes modernas. Su oído medio es intermedio entre el de los lagartos y las serpientes vivas, y a diferencia de todas las serpientes vivas, conserva un pómulo bien desarrollado, que de nuevo recuerda al de los lagartos”, dijo el Dr. Palci.


El nuevo descubrimiento es consistente con la historia en Génesis que establece que la serpiente fue castigada por tentar a Eva.

Génesis 3:13-15 (RVR1960) 13 Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí. 14 Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. 15 Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.

Dado que el castigo era arrastrarse sobre su vientre, se supone que antes del castigo, la serpiente no se arrastró y pudo haber tenido patas.

Pero el aspecto más notable no similar a una serpiente del nuevo hallazgo fue un sacro bien definido que soporta una pelvis y patas traseras funcionales fuera de su caja torácica. Otra teoría sostenía que las serpientes se desarrollaron como reptiles marinos, perdiendo sus patas en los océanos, evolucionando de lagartos marinos ahora extintos llamados mosasaurios. Aunque algunas especies de serpientes marinas todavía tienen patas vestigiales, el najash fue decididamente un habitante del desierto.

“Esta serpiente es una adición importante porque es la primera serpiente con un sacro. Esto representa una morfología intermedia que nunca antes se había visto”, dice Hussam Zaher, curador de herpetología en la Universidad de São Paulo en Brasil, y parte del equipo de investigación le dijo a New Scientist.

"'Snakeness' es realmente viejo, y probablemente es por eso que no tenemos representantes vivos de serpientes de cuatro patas como lo hacemos con todos los otros lagartos", opinó Michael Caldwell, un paleontólogo de vertebrados de la Universidad de Alberta y un co- autor del estudio, explicó al New York Times.

0 Comments