¿Por qué el Coronavirus COVID-19 no es una Plaga Apocalíptica?

profecías, apologética, apostasía, falsos maestros, falsos profetas, biblia, cristianismo, jesús, juicios, enfermedad, sellos, truenos, copas
Pixabay

Como hable antes, 'las conspiraciones' son la tendencia entre los predicadores del movimiento moderno de apostóles y profetas de la prosperidad. Y, esto es un caos, especialmente cuando se les escuchan las interpretaciones de los últimos tiempos, a estos predicadores —estos supuestos predicadores de la Palabra de Dios que invierten su tiempo en falsas noticias y conspiraciones— es evidente la carencia del estudio exegético y bíblico acerca de los eventos que vivimos, asegurando que la enfermedad del nuevo coronavirus COVID19 es el inicio de la marca del 666 (con las supuestas vacunas), el inicio del Anticristo; y hasta ofreciendo fechas y hechos de cómo y cuándo se abrieron los Sellos de Apocalipsis que encontramos en el capítulo 6.

Apocalipsis 6:7-8 Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira. Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra. RVR1960

Al leer el capítulo por completo, vemos que una de las características de estos tiempos es que nadie tendrá paz. Todo será caos y hecatombes mundiales:

Apocalipsis 6:15-17 Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?

Nadie en el mundo podrá estar tranquilo durante la apertura de los sellos apocalípticos. Ninguno podrá estar tan tranquilo (relativamente) desde su casa, o teniendo la oportunidad de trabajar en línea, etc. Como estamos pasando en la cuarentena mundial de la pandemia por COVID-19.

Sello #1: Justicia y juicio mundial. (Apo 6:1-2)

Sello #2: Guerra y caos mundial. (Apo 6:3-4)

Sello #3: Escasez mundial, egoísmo total, especulación total. (Apo 6:5-6)

Sello #4: Hambre, Pestes, Mortandad, Canibalismo mundial... (Apo 6:7-8)

Sello #5: La Última Gran Persecución para los que aún mantienen la fe... (Apo 6:9-11)

Sello #6: El caos de los Astros: asteroides, luna, sol, estrellas y en la tierra super terremoto y mega tsunamí... (Apo 6:12-14)

Sello #7:  El silencio total. Media hora de silencio. Una pausa mundial de los juicios por media hora para escuchar el testimonio de los ángeles de Dios anunciando que todo lo dicho acerca de el Cristo y el Hijo de Dios es verdad. Además, se desatan los juicios de las trompetas. (Apo 8:1-2)

Imaginate, que locura andar diciendo que se abrieron los sellos del apocalipsis... es pero completamente imposible. La COVID-19 es una muestra de lo que son los inicios de los dolores de los cuales Jesús nos anticipó. (Mateo 24:8-10)

Y ya no tengo ni que entrar a los Juicios de las 7 Trompetas Apocalípticas., para que entiedas que el COVID-19 no es ninguna plaga apocalíptica de los últimos tiempos. ¡Mentirosos! ¡No saben de la Palabra de Dios esos maestros falsos!

Pero como está tan bueno el estudio, te resumo:


Trompeta #1: La tercera parte del planeta se quemará por el granizo, fuego, lluvia ácida y la sangre. (Apo 8:7)

Trompeta #2: Un dantesco asteroide cayó en el agua, como una montaña cayendo en la mar, hasta que contaminó por completo la tercera parte. Hasta matar la tercera parte de las aves que estaban en el cielo y todo ser viviente en el agua. (Apo 8:8-9)


Trompeta #3: Cae otro astro conocido como Ajenjo. Destruye otra tercera parte de la tierra y contamina las aguas hasta matar a los hombres por su contaminación. (Apo 8:10-11)


Trompeta #4: Ahora el caos de los Astros, de lo que quedaba en ellos, otra tercera parte es destruida: sol, luna, estrellas... apenas habrá luz. (Apo 8:12-13) y de remate, aparece otro mensajero celestial para decirnos que pobrecita la humanidad, no saben la que les espera con las próximas trompetas. Y anuncia que cada uno trae un ¡Ay!, y son tres ¡Ays!


Trompeta #5: Ahora, en la otra parte que todavía no había sufrido daño, cae otro astro, otra estrella que crea un cráter profundo en el nucleo de la tierra, un abismo del cual emanan los monstruos de las profundidades que suben a la superficie con veneno mortal y doloroso. Y durante cinco meses atormentan sólo a los humanos. No les interesa nada más que su carne. (Apo 9:1-12)


Y falta. Verso seis nos dice que ya con esta trompeta nadie podrá morir. ¿Te imaginas? Que esos monstruos de las profundidades son como fusiones entre leones, escorpiones, langostas... liderados por el ángel caído protector de los Infiernos, Abadon. Este fue el primer Ay - ¡¡Dios mio!!

Trompeta #6: Desata a los 4 Ángeles Caídos que se encuentran atados en las profundidades de la tierra. Matarán la tercera parte sobreviviente de los hombres. Probablemente, ángeles caídos esclavizados por ser iguales o superiores que Satán. Traen el segundo Ay, y estos ángeles tenían un ejército de monstruos que transpiraba azufre, fuego, humo. Otra plaga que asesinó otra tercera parte de la humanidad. (Apo 9:13-21) Y para esta altura, todavía los hombres que no habían muerto, seguían incrédulos e idólatras. No se arrepentiran aún.


Trompeta #7: No se ha abierto este sello, y otro ángel aparece en la escena, dice uno de mayor jerarquía para anunciarnos a través de un libro en sus manos que continuaría el Juicio de los 7 Truenos (Apo 10:1-11), pero no tenemos ni idea de lo que esto será porque Dios le prohibió al profeta revelarlo. Y todo esto, sólo como preámbulo de la apertura de este último y final trompeta.


Ya en Apocalipsis 11:15-19, se abre la última trompeta. Se ejecuta la adoración celestial total, todo lo que existe le adora. Y desaparece el cielo que nos impide ver el Reino de Dios en las alturas. Dios confirma que son sus juicios y se deja sentir con relámpagos, lluvias, tormentas, terremotos, granizo y más. 

¿Aún crees esa burrada de que la COVID-19 es una enfermedad apocalíptica? Ni la sombra de lo que ocurrirá. Es como puedes ver, imposible de que los sellos estén abiertos. Todos esos falsos maestros que aseguran fechas, horas y eventos registrados porque ya se abrieron, sólo son ignorantes de las Sagradas Escrituras. Dejados llevar por sus sueños y fantasías. Ellos no conocen de Dios, no conocen al Hijo ni tienen al Espíritu de Dios para discernir lo que está escrito. ¡Alejate de ellos!

No te parece que ya es tiempo de aprovechar este tiempo. Abandona las conspiraciones. Ríndete, humíllate y arrepiéntete de una vez y por todas. Este tiempo de cuarentena mundial es sólo una muestra de misericordia de Dios para ti y para mí. Que despertemos y dejemos de estar jugando al Cristiano. Dejemos de ser hipócritas y mentirosos, vanidosos y egoístas. Acerquémonos a la doctrina bíblica y cristocéntrica. El que tienen al Espíritu de Cristo entiende y discierne los tiempos que vivimos.

Y falta mucho más... como las 7 Copas de Ira de Apocalipsis 16. Ya no tiene sentido para mí continuar escribiendo porque he cumplido con el propósito de este artículo. Abre tus ojos, congregate, entrégate a Cristo y siguele a su manera, no a la tuya. Estudia la Biblia. Ten un encuentro personal. Porque la Palabra de Dios es verdad. Jesús es el hijo de Dios, es Dios encarnado. 100% hombre y 100% Dios. Que venció a la muerte y regresará. Permítele ser el Rey, Señor y Dios de tu vida.

Administrador de Profecía al Día


Ver vídeo:

Post a Comment

Artículo Siguiente Artículo Anterior