Separaciones de la Biblia en capítulos son antisemitas asegura restaurador de la Torá

El sitio Israel 365 News consignó que cuando Dios le dio la Torá a Moisés en el monte Sinaí, no bajó del cielo perfectamente dividida en los capítulos con los que estamos familiarizados hoy. Y eso se debe a la reacción de un rabino acerca de esos geniales números que encontramos en nuestra bíblia.

Tradicionalmente, los rabinos dividían el texto de los primeros cinco libros de escrituras hebreas en aproximadamente 150 sedarim (secciones o porciones). Por intrigantes razones históricas que discutiremos, estas divisiones originales han caído en desuso. Israel365 News habló con Betzalel Ariel, una educadora de Torá de Beit El en la región de Benjamín de Israel, que está tratando de restaurar los sedarim a su uso original. Explicó que los rabinos dividieron el texto bíblico por temas y sus divisiones ayudan a los estudiantes de la Biblia a comprender adecuadamente cada tema en su totalidad. Ariel afirma que la división en capítulos, que llegó mucho más tarde, se hizo con antisemitas, incluso malas intenciones existieron para hacer que el pueblo judío parezca reprensible.

Acá les dejamos La historia de los capítulos y los versículos de la Biblia ¿Podrían ser los números antisemitas?

El artículo sugiere que el creador de los capítulos era un auténtico antisemita, Stephen Langton, el arzobispo de Canterbury del siglo XIII. Ordenó a los judíos de Inglaterra que usaran una banda blanca de identificación, que medía aproximadamente 2 ”x 12” (5 cm x 30 cm), en su ropa. Estas bandas blancas identificativas influyeron en la estrella amarilla que los judíos debían llevar durante la era del Holocausto. Langton también estaba inmerso en la teología del reemplazo predominante en su época, creyendo que la Iglesia había reemplazado al pueblo judío a los ojos de Dios. Esta teología, según Ariel, guió su división de la Biblia en capítulos que difieren de los sedarim judíos existentes.



Según el educador de la torá, las divisiones de los capítulos cristianos contienen cientos de capítulos que comienzan con un versículo que destaca el comportamiento pecaminoso del pueblo judío. Por ejemplo, Éxodo 32 comienza con el versículo que describe el pecado del becerro de oro. Mientras que en la división judía, esta sección comienza un versículo antes, con un evento mucho más favorable: Dios entregó las tablas de la Torá a Moisés en el monte. Sinaí.

La división judía enfatiza la compasión de Dios y su creencia de que el pueblo de Israel podría superar su error, mientras que la división de Langton enfatiza el pecado. Otro ejemplo se encuentra en el capítulo 4 del Libro de los Jueces que comienza con un versículo crítico.

Los israelitas volvieron a hacer lo que era ofensivo para Dios: Aod ahora estaba muerto. Jueces 4:1; pero la división judía comienza nuevamente un verso anterior, relatando las buenas obras de Shamgar. Tras él vino Samgar, hijo de Anat, que mató a seiscientos filisteos con un aguijón. Él también fue un campeón de Israel. Jueces 3:31. Así otra gran cantidad de casos, como el reemplazo del sábado por domingo.

Post a Comment

Artículo Siguiente Artículo Anterior