Oración de Biden: Oficial y prácticamente su gobierno NO quiere a Dios

día, nacional, oración, biden, ateo, politeísta, humanista, sincretista, juicios, presidente
Pixabay

EE. UU. - La táctica centenaria del secularismo para descristianizar y secularizar Estados Unidos agregó la semana pasada (el 06 de mayo 2021) otra abominación abyecta a su historial sacrílego cuando el presidente Joe Biden se convirtió en el primer presidente en la historia moderna en omitir a Dios, de palabra y de hecho, de la Proclamación del Día Nacional de Oración, consignó Charisma News.

Estados Unidos, oficial y prácticamente, ahora ya no quiere ni necesita a Dios.

La omisión deliberada del presidente Biden presenta un ejemplo sorprendente del avance del deterioro de la cultura estadounidense. El alcance de este declive se muestra claramente en el marcado contraste entre la miserable y prosaica profesión del presidente actual y la radiante revelación del presidente demócrata Harry Truman en 1952:

"Considerando que desde los primeros días de nuestra historia nuestro pueblo ha estado acostumbrado a acudir al Dios Todopoderoso en busca de ayuda y guía; y"

"Considerando que en tiempos de crisis nacional, cuando nos esforzamos por fortalecer los cimientos de la paz y la seguridad, tenemos una necesidad especial del apoyo divino; y".

"Considerando que el Congreso, mediante una resolución conjunta aprobada el 17 de abril de 1952 [66 Stat. 64], ha dispuesto que el Presidente 'reservará y proclamará un día adecuado cada año, que no sea el domingo, como Día Nacional de Oración, en el que el pueblo de los Estados Unidos puede volverse a Dios en oración y meditación"...



Tristemente, el presidente Biden dejó la palabra "Dios" fuera de su proclamación del Día Nacional de Oración anual el jueves. Literalmente, si busca la palabra 'God' no aparece.

El presidente elogió la "notable vitalidad y diversidad religiosa" de Estados Unidos, señaló "el poder de la oración para brindar esperanza y animarnos para el trabajo que tenemos por delante", e incluso citó al difunto congresista y líder de derechos civiles John Lewis. Pero la proclamación no mencionó ni hizo referencia a Dios ni a ninguna otra deidad.

Por el contrario, la proclamación del Día Nacional de Oración del presidente Donald Trump el año pasado mencionó a Dios ocho veces, con tres menciones más tomadas de citas. El presidente Barack Obama encontró espacio para mencionar a Dios dos veces en su última declaración del Día Nacional de Oración en 2016, mientras que el presidente George W. Bush mencionó a Dios cuatro veces en su proclamación de 2008.

El NY Post informó que la omisión no pasó desapercibida para algunos republicanos y líderes religiosos. El senador Ted Cruz (R-Texas) tuiteó burlonamente:

"Nuestro gobierno, que está en Washington, santificados sean tus impuestos...".

El evangelista Franklin Graham dijo a Fox News:

"Por supuesto que necesito invocar a Dios, y no solo a algunos 'dioses' genéricos o algún 'poder' en el aire, sino a Dios mismo... No hay nadie más a quien orar excepto a Dios".

El Dr. Bruce K. Waltke sostiene que Salomón comenzó su inventario de abominaciones con "ojos altivos" porque "ningún vicio se opone más tajantemente a la sabiduría y al temor de Dios que el orgullo".

Por muy orgullosos que sean los estadounidenses, nos hemos alejado cada vez más de la estructura y el marco bíblicos establecidos por los Padres Fundadores a lo largo de los siglos XVII y XVIII. Como resultado, la cultura estadounidense actual no solo es bíblicamente analfabeta, sino que también persigue imprudentemente la maldad, consignó Charisma News.

Post a Comment

Artículo Siguiente Artículo Anterior