Apologista: Expertos en profecía moderna se equivocan con Ezequiel 38 y la guerra en Ucrania

Pixabay

EE. UU. _ Hank Hanegraaff, también conocido como el "Hombre de la Respuesta Bíblica", dice que los "expertos en profecías modernas" se equivocan al llamar a la invasión rusa de Ucrania el cumplimiento de una profecía en el libro de Ezequiel después de que Pat Robertson y otros dijeron que Ezequiel profetizó sobre el evento hace más de 2,500 años, reportó The Christian Post.

Vincular a Ezequiel 38 a la invasión de Ucrania se basa más en "nuestra imaginación moderna" que en el contexto histórico, argumenta Hanegraaff, un autor cristiano ortodoxo en "Hank Unplugged Short" en YouTube.

Ezequiel trata sobre el "príncipe de Rosh" que viene con otras naciones para atacar la "tierra de Israel", lo que lleva al juicio de Dios. El versículo 2 dice: "Hijo del hombre, pon tu rostro contra Gog, de la tierra de Magog, el príncipe principal de Meshek y Tubal; profetiza contra él".

Muchos estudiosos de la Biblia creen que la mención de Magog atacando a Israel en Ezequiel 38 es la Rusia moderna.

El televangelista Pat Robertson dijo recientemente que el presidente ruso Vladimir Putin está siendo "obligado por Dios" a invadir Ucrania. "Entró en Ucrania, pero ese no era su objetivo. Su objetivo era moverse contra Israel, en última instancia", dijo Robertson, sugiriendo que todo esto fue profetizado por Ezequiel, quien vivió hace más de 2,500 años.

Sin embargo, Hanegraaff dice que comprender el contexto histórico es crucial para evaluar adecuadamente el texto bíblico.



Al explicar el contexto, dice: "Recuerden esto, Ezequiel estaba profetizando durante un período extremadamente oscuro en la historia de Judá. Nació en el sacerdocio en Jerusalén, justo en el momento en que Josías encontró el libro de la ley en el templo. Este fue un tiempo en el que la renovación espiritual había estallado en la tierra. Pero desafortunadamente, la reforma duró poco. En el momento de la muerte de Josías, las prácticas idólatras del pasado habían regresado con una venganza, y así los actos del juicio de Dios cayeron. Como resultado de la caída de los actos del juicio de Dios, Ezequiel se encontró en las polvorientas llanuras de Babilonia.

Hanegraaff agrega que Ezequiel estaba "advirtiendo a los compañeros exiliados que lo peor estaba a la vuelta de la esquina".

Refiriéndose a la profanación de Jerusalén y su templo dorado en 586, continúa: "Ezequiel estaba profetizando desde los polvorientos alrededores de un campo de refugiados en el sur de Babilonia, cerca del río Kebar. Y allí miró hacia el cielo oriental, y anhelaba que la gloria del Señor regresara a un templo que se había desvanecido en las rocas que lo rodeaban. Anhelaba la promesa de un templo cuya gloria excedería incluso la del templo de Salomón.

Y en el Espíritu, él estaba esperando eventos que iban a tener lugar una generación más tarde, una generación más tarde, no el siglo 21, sino una generación más tarde. Una generación más tarde, cuando Zorobabel reconstruiría la condición espiritual de los exiliados que regresaban [y] cuando Nehemías desafiaría a sus compatriotas a levantarse y reconstruir los muros destrozados de Jerusalén".

Y "Rosh" no significa "Rusia", dice Hanegraaff.

El sitio web de apologista Got Questions también habla sobre Rusia en la profecía bíblica.

"Gog es una persona. Quienquiera que sea Gog, él es de la tierra de Magog y es el líder de Tubal y Meshek (algunas traducciones agregan 'Rosh' a la lista) y una confederación de otras naciones: Persia, Cush, Put, Gomer y Beth Togarmah (Ezequiel 38: 5-6). Y, quienquiera que sea, tendrá planes de "atacar a un pueblo pacífico y desprevenido", a saber, Israel (versículos 11, 14 y 18). Pero, independientemente de los planes de Gog, el Señor Dios está en contra de él y lo derrotará firmemente (Ezequiel 38:4, 19–23; 39:3–5)".

"Persia", una nación que figura como aliada con Magog, es el Irán moderno.

Hanegraaff argumenta: "La palabra 'Rusia' es una palabra vikinga del siglo 11 y no está vinculada semánticamente, en lo más mínimo, a la palabra hebrea Rosh. Necesitamos entender los principios de la interpretación bíblica para que nuestra imaginación moderna no se vuelva loca".

Post a Comment

Artículo Siguiente Artículo Anterior