Biden abrirá consulado estadounidense de Palestina en Jerusalén

Pixabay

EE. UU. _ The Washington Free Beacon citó fuentes del Departamento de Estado que confirman que la administración Biden avanzará con el establecimiento de una nueva Oficina de Asuntos Palestinos en Jerusalén, que actuará independientemente del embajador de Estados Unidos en la oficina de Israel allí. Esta medida va en contra de los deseos expresados por el gobierno israelí. Aún así, el Departamento de Estado de Biden está yendo aún más lejos, abriendo un consulado oficial palestino en Jerusalén totalmente independiente de la embajada de Estados Unidos en Israel. Este consulado actuará como una embajada de facto ante la Autoridad Palestina en Jerusalén, una medida que viola el derecho internacional.

"Al establecer una oficina dedicada al gobierno palestino en la ciudad, la administración está reabriendo la posibilidad de permitir que ese gobierno asuma el control de partes de la ciudad", escribió Free Beacon, citando a David Milstein, un especialista que se desempeñó como asistente del ex-embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman.

"Abrir una oficina diplomática a los palestinos en Jerusalén después de que Estados Unidos reconoció a Jerusalén como la capital de Israel, dejando en claro que Jerusalén es parte de Israel, tiene las mismas consecuencias desastrosas que abrir un consulado formal", dijo. "Esta decisión es un esfuerzo descarado para desentrañar la implementación de la Ley de la Embajada de Jerusalén de 1995 y eludir la clara oposición de Israel a un consulado formal, especialmente porque la administración Biden admite que este paso es parte de su plan para abrir un consulado todavía".

El gobierno israelí se opone firmemente al plan diciendo que podría entenderse como la aprobación de facto de una capital palestina en Jerusalén y un movimiento unilateral de la administración Biden para implementar ese aspecto de la Solución de Dos Estados sin el consentimiento del gobierno israelí. Las autoridades israelíes propusieron que Estados Unidos reabriera la misión en Ramallah o Abu Dis, pero la Autoridad Palestina rechazó estas ideas.

La Ley de la Embajada de Jerusalén fue promulgada por el Congreso en octubre de 1995. La Ley reconocía a Jerusalén como la capital del Estado de Israel y pedía que Jerusalén siguiera siendo una ciudad indivisa, reservando fondos para la reubicación de la embajada en Israel de Tel-Aviv a Jerusalén para mayo de 1999. La ley permitía al Presidente invocar una exención de seis meses de la aplicación de la ley y volver a emitir la exención cada seis meses por motivos de "seguridad nacional". Todos los presidentes lo hicieron hasta que el presidente Trump reconoció a Jerusalén como la capital de Israel en diciembre de 2017.



El propósito detrás de este movimiento "es hacer retroceder el reconocimiento de Estados Unidos de Jerusalén como la capital de Israel, erosionar la soberanía de Israel sobre su ciudad capital y señalar el apoyo a la división de Jerusalén. Es indignante y vergonzoso", dijo Milstein. "Los miembros del Congreso deben usar todas las herramientas a su disposición para bloquear la implementación de esta decisión".

Mark Zell, presidente de Republicans Overseas Israel, explicó a Israel 365 News la medida:

"Tienen cuidado de no deshacer el traslado de la embajada a Jerusalén", explicó Zell. "La ley de la embajada no menciona un consulado, dejando una laguna que la administración Biden está explotando. Además de trasladar la embajada y reconocer a Jerusalén, Trump cerró el consulado y puso la oficina de Asuntos Palestinos bajo el embajador. Y esto es lo que está haciendo Biden".

"Cerrar la embajada en Jerusalén apaciguaría a los palestinos, y la administración Biden puede querer hacer eso, pero probablemente entraría en conflicto con la Ley de la Embajada", dijo Zell. "La pregunta más interesante podría ser si la apertura del consulado viola las convenciones internacionales relativas a la apertura de misiones internacionales sin el consentimiento del país anfitrión. Podría presentar este caso, pero necesitamos a alguien que tenga la capacidad para presentar una demanda".

"Parte del problema es que no hay realmente un gobierno israelí ahora que pueda traer una fuerte objeción", señaló Zell.

"El Departamento de Estado está tratando de usar una laguna legal por la puerta trasera para establecer un consulado palestino en Jerusalén, que es algo que no pudieron hacer a través de la puerta principal negociando con el gobierno israelí", concluyó Zell. "Abrir un consulado no puede violar las condiciones explícitas de la Ley de Embajadas, pero está violando el espíritu de la ley. No es ilegal, sino enormemente irrespetuoso con Israel. Ciertamente no es la forma en que tratas a un aliado".

"Una posible continuación de esto sería que si los republicanos retoman el Congreso en noviembre, podrían aprobar una ley para deshacer esto. Biden lo vetaría, por supuesto. Si obtiene apoyo bipartidista, el veto podría ser revocado y el consulado cerrado. Cabe recordar que ningún demócrata asistió a la apertura de la embajada en Jerusalén. Dado el ambiente político, es poco probable que una medida en el Congreso para cerrar el consulado de Biden obtenga algún apoyo demócrata".

Post a Comment

Artículo Siguiente Artículo Anterior