Mi experiencia con Falsos Profetas

Pixabay

Siempre que tengo la oportunidad de encontrarme a hermanos fascinados con lo sobrenatural, tengo que decirles que se lo tomen con calma y disciernan. ¿Por qué? No todo lo sobrenatural proviene de Dios. Muchas veces se emocionan tanto por la experiencia que olvidan discernir quién está detrás.

El Salmos 119:105 nos dice que la Palabra de Dios es lámpara y lumbrera a nuestro camino. Creo honestamente que el filtro más importante en la vida auténtica de un Cristiano que vive como Dios quiere no sólo es el Espíritu Santo sino también cuanto maneja la Biblia.

Cuando Los Setenta regresaron de su misión evangelística, Lucas 10:17-20. Ellos llegaron muy emocionados contándole sobre los milagros, señales de autoridad en la expulsión de espíritus inmundos y etc. Jesús de hecho, como decimos les bajo los humos -parafraseando- "no se emocionen por las cosas sobrenaturales... sino porque estén escritos en el Libro de la Vida".

Así que, no puedo ignorar estas cosas especialmente cuando las personas creyentes se me acercan a compartir sus experiencias espirituales y lo fenomenal que fue. Mi preocupación es esencialmente cuando ponen más su mirada en las cosas bonitas que le dijeron, o lo sobrenatural que experimentaron, pero ellos siguen sin estar escuchando el mensaje detrás de todo eso, o el ningún mensaje que recibieron.


La estrategia satánica de muchos adivinos, falsos profetas y estafadores es la adulación.

Cuando leemos el relato histórico de lo que le pasó a Pablo y Silas cuando fueron encarcelados en Filipos por la expulsión del espíritu de adivinación de la muchacha, que se dedicaba a ese negocio ambulante, Hechos 16:16-18. Lo que ella hacía era inmediatamente "adular" a los siervos de Dios para que descuidarán su discernimiento por la alabanzas.

Cuando realmente una persona de Dios está por recibir una profecía, debe poner ojo y oído a la adulación.

Una vez un amiga que quería congregarse en una nueva iglesia pidió apoyo para saber sí estaba haciendo lo correcto. Tras la aprobación de mis pastores nos fuimos con ella. (Yo no iba a predicar nada sólo era un simple visitante para apoyar a una amiga que venía empezando su fe y quería estar en una iglesia local para comprometerse no sólo por su fe, sino también con la congregación y su comunidad tanto como fuera posible.) De entrada, yo supe que era una iglesia madura en el mover espiritual, con líderes experimentados en dones de poder y palabra. Y aunque nadie sabía quién era yo, los demonios sí. En la entrada, inmediatamente una de las ujieres se desmayó cuando me miró, pero logró decir a tiempo: "Un siervo del Altísimo está en la casa. Siento una unción maravillosa". Realmente les diré que sé que soy un siervo de nuestro Dios, pero esa no me la esperaba. Me han pasado cosas muy locas en mi vida cristiana, y una de esas pues fue esa. La mujer estuvo "ebria espiritualmente desde que me miró" y cada vez que se me acercaba se desmayaba. No sé que ocurrió que de repente otra hermana comenzó con lo mismo, y llegó a otra más que decía que Dios le hablaba demasiado acerca de mí pero no podía más que adorar a Dios. Se acercó la profetisa anciana de la iglesia e inmediatamente me increpó: "Varón de Dios ¿usted qué hace aquí? Estaba en el púlpito orando cuando el Señor me dijo que observará bien lo que estaba pasando entre el pueblo. Literalmente, tuve una visión y he visto una columna de fuego donde usted está. ¿Qué hace aquí? ¿A qué se debe este privilegio?". Simplemente le dije porque había llegado y se sorprendió. Pero, ella como entendida notó a las tres hermanas de la iglesia que al parecer estaban fascinadas hablando maravillas de mí, a lo que le respondí: creo que es un espíritu de adivinación que está aquí. Sabe, la consierva sólo dijo, gracias por confirmar esto. Sé que así es, y no son las únicas. Y todo esto ocurrió sólo cuando entré, y no había comenzado el servicio dominical.



En otra oportunidad, una hermana me contó que una profetisa le dijo hasta su comida favorita, el color de su ropa interior y una enorme puntería en todo lo que le había dicho. Estaba muy sorprendida de la sobrenatural experiencia, y además, era su primera vez. Cuando le pregunté qué más le había dicho (a parte de todas las banalidades). Ella respondió: "Sólo se equivocó en algo. Me dijo que el Señor quería que me divorciara, porque era muy maltratada y Dios quería darme un esposo nuevo". -OMG- Ella no está casada, y jamás lo estuvo, es una solterona. Muchas personas se dejan llevar por lo sobrenatural y por muchos aciertos, pero no por el mensaje más importante, el que va a la fe.

El siervo de Dios antes de quedarse en cualquier banalidad, le dirá un mensaje cristiano de restauración, consolación o exhortación de parte de Dios. Los falsos profetas trabajan al revés. 

Un día sentí la necesidad de ir a visitar a una hermana. Al llegar me enteré que tendrían un culto familiar, porque había llegado la profeta. Una mujer del interior del país, que en realidad no conocían pero otra persona había dicho que era una mujer usada, así que le prestaron el altar familiar para que hablara a todos. Cuando me miró ella sólo me dijo: "dice el Señor que para usted no hay palabra profética esta noche porque usted es un santo, y la mano de Jehová está tan fuerte sobre usted que no me permite ver nada más". Saben, tras una compleja jerigonza de versos bíblicos sin sentido ni rumbo, sólo finalizó y comenzó a profetizarle a todos cosas maravillosas: aumentos salariales, nuevo vehículo, una casa regalada y que alguien más iba a pagar la deuda. La gente estaba tan consolada pero no hubo nada de Dios. ¿Acaso no era palabra de consolación? Luego vino la factura, pidió que la bendijeran porque quien recibe a un profeta debe honrarlo... Al final, apenas hablé con ella, y cuando le pregunté dónde estaba su iglesia, de dónde era, dónde había recibido el don y dónde estaba su esposo... sólo dijo: estoy divorciada porque mi esposo no entiende mi llamado, no me congregó porque las iglesias son satánicas y todas serán destruidas porque están llenas de soberbia, que no tenía hogar ni casa y sólo iba a las casas dónde le abrían la puerta y allí se quedaba por algunas noches... que conoció al Señor en la cárcel después de que tras leer el Corán le había dicho a "Dios" que le revelará cuál era el original y único Dios. Entonces había recibido la visita de dos ángeles que la habían ungido para usarla como profetisa a las naciones. Por fin entendía porque su énfasis en que había sido llamada por Dios y no por los hombres. -OMG- ¡Puede creerlo! 

Así podría seguir compartiendo con ustedes más casos... pero creo que ya he ilustrado lo suficiente para que usted entendiera estas cinco advertencias que debe considerar sí ha recibido una profecía:

1. Recuerde que no todo lo sobrenatural viene de Dios.
2. Preste más atención al mensaje (testéelo con la Palabra de Dios), y no a lo fantástico.
3. Cuando usted tiene sed y quiere agua, siempre busca un vaso limpio. ¿Cómo se sentiría al recibir un vaso con agua limpia pero el vaso está muy sucio? Indague hasta donde sea razonable quién es la persona que le habló.
4. Mucho cuidado con la adulación. Recuerde el numeral dos.
5. Sí todo está bien, con los numerales del uno al cuatro, disfrútelo humildemente en oración. 

Post a Comment

Artículo Siguiente Artículo Anterior