¿Una Iglesia Ofensiva o a la Defensiva?

Pixabay

HONDURAS. _ Tras los más recientes acontecimientos en mi nación, la víspera de los desfiles patrios del Día de Independencia del 15 de septiembre ha llevado muchas presiones, como la invitación que anuncio el viceministro de educación que se hizo a la Comunidad LGBTIQ+ para encabezar junto a los símbolos patrios los desfiles de los estudiantes. Situación a la que la Asociación de Pastores de Tegucigalpa y Comayagüela (APT) comunicó estar en desacuerdo. A las horas el propio ministro de educación afirmó que no había solicitud alguna sobre eso, y que tampoco procedía porque era un acto especialmente para estudiantes y no para manifestaciones de otras organizaciones. Por lo que, representantes de la Comunidad LGBTQI+ han dado un ultimátum a la reacción de la APT para que se retracte, en caso contrario, procederán legalmente.

Todo esto me hizo pensar en la posición que como Iglesia debemos tener presente, no sólo ante lo que ahora está pasando sino también ante todos los diversos vientos de doctrina que enfrentaremos, ¿cómo debe ser nuestra posición? ¿A la ofensiva o a la defensiva?

1Pedro 3:15 (RVC) Al contrario, honren en su corazón a Cristo, como Señor, y manténganse siempre listos para defenderse, con mansedumbre y respeto, ante aquellos que les pidan explicarles la esperanza que hay en ustedes.


Cuando realicé consultas a un abogado experto en el tema de las iglesias y también consiervo pastor, dijo:

"La Iglesia siempre debe tener una posición a la defensiva. Tenemos que tener cuidado con ir a la ofensiva en manifestaciones públicas, Dios no nos llama a esto. Nuestro trabajo está en los púlpitos y en los lugares de reunión para enseñar lo que dice la Palabra de Dios. Cuando nos quieran obligar a aceptar o imponer aquellas cosas que van en contra de nuestra fe, la Iglesia se manifestará, pero no como lo hace este mundo".


Conclusión Personal

Obviamente que la Iglesia no puede tener una posición ofensiva, es peregrina en este mundo. No es ni su sistema, ni su reino y tampoco su gobierno. No hay plataforma humana que garantice la Palabra de Dios en este mundo. Todo está contra Dios y su Hijo. Además, no hemos sido llamados a esto. Las cosas vendrán porque el mundo está bajo el maligno, nos queda a nosotros no temer lo que se venga y enfrentar una defensa cuando pidan razón de nuestra fe.

Post a Comment

Artículo Siguiente Artículo Anterior